POLICIALES |

Lo mató para defender a su abuela: familiares esperan que el adolescente recupere la libertad

El muchacho de 17 años está alojado en el Instituto Roca desde el domingo por asesinar a su abuelo. Según los padres, lo hizo para evitar la agresión de la que era víctima su abuela.

“Encontramos a mi hijo a cuatro cuadras del lugar hecho una bolita, en cuclillas sin entender que había pasado”. Así comienza el relato de, Carolina Marza Dijo que encontraron a su hijo “a cuatro patas, hecho una bolita, en cuclillas, sin entender lo que había pasado”. El adolescente mató de un disparo en la zona de la sien a su abuelo el domingo pasado. Usó una escopeta que había en la casa.

 El asesinato del hombre ocurrió en esta vivienda (La Gaceta / foto:  Hector Peralta)

Según datos oficiales, el muchacho estaba almorzando en casa de sus parientes en Las Talas, cuando fue testigo de una situación violenta: el pariente rociaba con un insecticida a su abuela, Rosario Peralta, y la golpeaba.

Entre lágrimas y miradas llenas de desolación, Marza remarca lo que su hijo ha atravesado desde el hecho. En una entrevista con LA GACETA, afirmó: “es un chico noble y amigo de todos. El otro día fui al supermercado y una empleada me agarró la mano ofreciéndome todo el apoyo para que mi hijo obtenga la libertad”, expresa la mujer. “Mi hijo no fuma, no toma, ni siquiera sale a bailar. Es un chico de la casa”, añade.

La mujer remarca que en Bella Vista su familia es muy querida y respetada. Incluso, desde el día del hecho, recibe cientos de mensajes en su teléfono celular ofreciendo ayuda. “Hay personas que están haciendo colectas y me ofrecen marchas para que liberen a mi hijo. Agradezco a toda la gente que se acerca y nos acompaña en este difícil momento”, destaca.

Por su parte, Carlos Rodríguez, padre del muchacho e hijo de la mujer agredida, expresa con impotencia y dolor que “hace dos meses quisimos sacar a este hombre de la casa, pero mi mamá se descompuso y la tuvimos que internar”. “Ella no quería separar a la familia. Sentía que su vida estaba alrededor de él. Estaban juntos hace 43 años”, agrega. Señaló que en reiteradas ocasiones, el hombre apuntó con la escopeta en la frente a su madre amenazándola. “El arma estaba cargada encima de la heladera”, dijo.

 

El futuro

 Los padres del adolescente junto a sus abogados exigen su libertad (La Gaceta / foto: Antonio Ferroni)

La madre del muchacho llora al recordar el hecho: “lamentablemente, es algo que pasó y va a quedar en la mente de mi hijo y la de la familia, para siempre. Esto marcará su vida”. “Él es una persona noble, sé que tenemos un Dios que provoca la herida, pero también la sana. No me cabe dudas”, destaca.

Según cuenta la familia, personal de la escuela a la que asiste el muchacho también ofreció su ayuda.

Mientras se seca las lágrimas, el padre del adolescente cuenta que su hijo es muy sano: “salía a correr todos los días a las 6 con su perra y hacía ejercicios”. “Tomábamos mate y luego me ayudaba a vender condimentos para las comidas, casa por casa, en Bella Vista, Río Chico y otras localidades (del sur). Yo soy chofer de larga distancia, pero estoy sin trabajo hace dos meses. Mi hijo era nuestro sostén, somos ocho personas en casa y él había comenzado a trabajar de albañil”, cuenta.

Fuente: La Gaceta

Dejá tu comentario