INTERNACIONALES |

Los principales puntos de un acuerdo que se negoció durante años

De acuerdo a los términos generales, Irán se comprometió a realizar un uso exclusivamente pacífico de la energía nuclear.

El acuerdo nuclear entre Irán y seis potencias internacionales fue firmado el 14 de julio de 2015 en Viena, tras largos años de tira y afloja. El documento tiene más de 100 páginas y cinco anexos que incluyen asuntos técnicos.

De acuerdo a los términos generales, Irán se comprometió a realizar un uso exclusivamente pacífico de la energía nuclear.

A su vez, no desarrollará bajo ninguna circunstancia ni adquirirá armas nucleares.

Sin embargo, los firmantes (Irán y el grupo 5+1 integrado por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania) evitaron calificar a este pacto como un acuerdo.

Según la legislación estadounidense, un acuerdo internacional debería haber sido ratificado con una mayoría de más de dos tercios del Senado, algo que el entonces presidente Barack Obama buscó evitar.

A continuación, algunos de los principales aspectos del pacto sellado hace más de dos años:

Controles. Irán se comprometió a someter su programa de enriquecimiento de uranio a un sistema de controles y limitaciones escalonado por hasta 25 años bajo observación del Organismo Internacional de Energía Atómica (Oiea).

Centrifugadoras. La cantidad de centrifugadoras utilizadas para enriquecer uranio será reducida de 19 mil a unas seis mil en los primeros 10 años siguientes a la firma del pacto. Estas máquinas sólo podrán enriquecer el uranio al 3,67 por ciento, suficiente para servir como combustible. Para fabricar cabezas nucleares se necesita que alcance el 90 por ciento de enriquecimiento.

Existencias de uranio. Irán reducirá drásticamente por 15 años sus existencias de uranio enriquecido a bajo nivel de más de 10 mil a 300 kilogramos. Teherán había alcanzado un grado de enriquecimiento de hasta el 20 por ciento.

Plantas nucleares. La única planta en la que Irán podrá enriquecer uranio es Natanz. El reactor de agua pesada de Arak será convertido en un reactor de investigación para que no produzca plutonio, que puede ser utilizado para la fabricación de armas nucleares. Además, la planta de enriquecimiento de Fordo se convertirá en un centro de investigación.

Embargo de armas. El embargo de Naciones Unidas a las importaciones y exportaciones de armas convencionales sigue vigente por otros cinco años. Suministros que podrían ser de utilidad para el programa de misiles balísticos de Irán están prohibidos por ocho años.

Sanciones económicas. Como compensación, las naciones occidentales levantan las sanciones económicas contra Teherán. Pero si Irán no cumple con lo acordado, las sanciones podrán volver a entrar en vigor inmediatamente.

“Se han cortado todos los caminos hacia el armamento nuclear”, declaró en su momento el entonces presidente estadounidense, Barack Obama.

Ahora, Washington acusa a Obama de “miopía” al haberse centrado sólo en el programa nuclear iraní y no “en muchas otras actividades infames” de Teherán. “El gobierno de Trump no repetirá esos errores”, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

GP.

Dejá tu comentario