SALUD |

Medicina estética: Cómo atenuar las arrugas que envejecen al rostro

El paso del tiempo produce la reducción y descenso de los tejidos faciales, tales como pómulos, mejillas y arcada mentoniana, lo que da lugar a un aspecto demacrado y hace que el paciente tenga la sensación de que la cara “se le cae”.

Con la desaparición de los tejidos de relleno naturales del rostro, aparecen los primeros excedentes de piel. Es la que ya perdió sus apoyos naturales en estructuras anatómicas profundas que “acolchaban” su aspecto y, además de aparecer como sobrante, está flácida y con falta de tersura. Se marca entonces el surco suborbitario, que es el que parte del ángulo interno del ojo y atraviesa la mejilla partiéndola por la mitad.

Este surco se debe a la reabsorción de tejidos blandos a nivel de los pómulos y al desposicionamiento del Soof (acumulación de grasa debajo de los ojos), el surco nasogeniano aparece debido a la desaparición del tejido de relleno de los pómulos así como de las mejillas, por último, las líneas de marioneta, que parten de las comisuras de la boca y caen verticalmente hacia el borde inferior del mentón y que dan un aspecto triste a la región peribucal.

Estos defectos de la región central de la cara no se resuelven con las técnicas de rejuvenecimiento convencionales, tales como la blefaroplastia o el lifting, pues estas técnicas básicamente estiran la piel a base de extirpar la piel que sobra. Hoy se corrigen con fillers o materiales de relleno facial.

Además, si la paciente así lo requiere, con los materiales de relleno podemos realzar también el volumen labial o simplemente el borde labial, para darle más proyección y definición a los labios de forma muy natural, así como también modelar y perfilar la nariz con la llamada “rinomodelación”

Los materiales de relleno son materiales biocompatibles, que se utilizan para corregir arrugas y surcos , para dar volumen a determinadas zonas de la cara, como los labios, o revitalilizar la piel de forma natural y mediante un procedimiento sencillo.

Los implantes de relleno faciales son uno de los tratamientos más aplicados en Medicina Estética Facial. Se caracterizan por ser biocompatibles, estériles e inmunogénicos. Hoy en día existe un amplio abanico de sustancias infiltrables para el rejuvenecimiento de la piel y la reposición de los volúmenes perdidos, los más empleados son totalmente reabsorbibles:

 

Ácido hialurónico

Policaprolactona

Ácido poliláctico

Hidroxiapatita cálcica

Fosfato tricálcico

 

Cada tipo de sustancia tiene una indicación concreta. Por ejemplo, el ácido hialurónico de baja densidad se emplea para revitarlizar la piel, mientras que el de alta densidad se aplica para proyectar determinadas zonas o recuperar el volumen perdido.

No existe ningún material de relleno que por sí mismo sea mejor que otro. La elección de uno u otro dependerá del criterio médico, atendiendo a las características y requisitos específicos de cada paciente.

La infiltración de materiales de relleno se hace mediante una técnica mínimamente invasiva que le permite al paciente reincorporarse a la vida social y laboral de forma inmediata.

Roberto Medina, médico esteticista

Dejá tu comentario