DEPORTES | Messi | Hacienda | Barcelona

Messi y una furia inédita al arribar a Barcelona

El 10 se descargó luego de que Hacienda española lo interrogara al bajar del avión. Disparó además: "estoy cansado de ser el siempre el problema en el club".

"Encima recién llego... encima recién llego después de 15 horas y me encuentro y me encuentro con uno de hacienda haciéndome..Una locura...". Leo Messi llegó a Barcelona, volvió luego de jugar sus dos partidos con la Selección, y explotó. Primero por críticas que vinieron desde el entorno de Griezmann (y de Setién) y luego porque vivió una situación inesperada. Según contó, lo esperaron inspectores de Hacienda para hacerle algunas preguntas al regresar.

Claro que no es lo esperable para Messi. Viajando en plena pandemia de un continente hacia otro, con los estrictos protocolos de seguridad, haciendo burbujas de Selección, hisopados y demás... Y de repente la gente de Hacienda para hacerle preguntas, en un año muy convulsionado para él en Barcelona. Luego de que se quisiera ir y de que se haya quedado por presiones de Bartomeu, el presidente que terminó renunciando.

https://twitter.com/TyCSports/status/1329145480010457088

Está claro que si Messi se iba del Barcelona, La Liga lo iba a sufrir mucho y obviamente todo el negocio que está alrededor del torneo español. Por eso también hubo presiones de muchos sectores para que Leo no se fuera al PSG o al City (juega en la Premier, hoy el torneo más competitivo y el top desde lo económico).. Y finalmente, a pura crítica contra Bartomeu, se quedó aunque si idea era irse.

Según le confirmaron a Olé, en el aterrizaje hubo preguntas a Messi y a los tripulantes de su avión privado (entre los que estaban Di María y Paredes, que seguían para París) durante cerca de una hora al aterrizar. Cuatro integrantes de Hacienda consultando y llenando formularios. Preguntas de rutina, como procedencia, cómo había sido la ruta, cómo seguía el viaje y demás. Pero era algo que nunca le había pasado hasta ahora y justo luego de un largo viaje. Por eso, al llegar, no dudo en definirlo como "una locura".

A Leo lo fastidió el hecho de tener que estar en su avión privado respondiendo preguntar, mientras su pareja y sus hijos lo esperaban en el auto. Ahora, a descansar y a pensar en el sábado, que juega contra el Atlético de Madrid.

FUENTE: Olé

Dejá tu comentario