INTERNACIONALES |

Misterio en Alemania: estuvo 30 años encerrado en la casa de sus padres

Lo encontraron por una llamada anónima. Investigan si el hombre -hoy internado en un hospital psiquiátrico- estaba allí por la fuerza o propia voluntad. El relato de los policías que lo encontraron.

Los policías fueron a esa casa en Freienfels -en el sudeste de Alemania, cerca de Baviera- el 21 de septiembre, por una llamada anónima. Y se encontraron con una imagen, cuanto menos, misteriosa. Un hombre, de 43 años, en malas condiciones, que pedía auxilio llorando "como si fuera un nene".

"Estaba desaliñado, sucio, pero bien alimentado'', comentó el vocero policial alemán Juergen Stadter. "No estaba en una jaula, no tenía cadenas. Tenía varias habitaciones por las que podía caminar libremente'', describió el oficial. Y ahí ronda el enigma. 

"Sospechamos que el individuo sufría de algún tipo de enfermedad'', dijo Stadter, Y siguió: "sabemos que iba a la escuela cuando era niño. Pero dejó de ir a los 13 años porque fue declarado incapaz de aprender. No sabemos con exactitud desde cuándo vivió ahí sin contacto regular con el mundo exterior (...) quizás 30 años".

Los padres, que tienen cerca de 80 años, están siendo investigados bajo sospecha de privación ilegítima de la libertad y provocación de daños físicos por negligencia. Y el hombre "liberado" fue internado en un hospital psiquiátrico.

La intriga se potenció en Alemania ya que Stadter no dio más detalles sobre qué le impedía al nene de ese entonces asistir a la escuela. Alegó "razones de privacidad".  Los medios de ese país barajan la hipótesis de un "vínculo familiar enfermo creado por padres obsesivamente sobreprotectores".

Según el diario local Nordbayerischer Kurier, la madre (cuya identidad no se difundió) dijo que los padres no le prohibían salir, sino que el hombre "simplemente no quería ir afuera''. Y agregó: "Siempre quise protegerlo".

Al parecer, la víctima de esta historia sufría bullying por parte de sus compañeros de colegio. Y sus padres, al no saber cómo manejar la situación, habrían optado por mantenerlo "a salvo" en casa.

Los policías que lo encontraron resaltan que, si bien pedía ayuda llorando, no quería salir de la casa. "Tuvimos que convencerlo", contaron a la agencia de noticias DPA. Otro enigma a resolver es quién hizo la llamada anónima que sacó a la luz esta historia.

Dejá tu comentario