SALUD | monóxido de carbono | carbono | Gas

Cómo evitar la intoxicación con monóxido de carbono

Aldo Sergio Saracco, Presidente de la Asociación Toxicológica Argentina, pasó por el aire de LV12 y explicó cómo permanecer lejos de los peligros de época.

El monóxido de carbono (CO) es un gas altamente tóxico que se produce por una mala combustión. Los combustibles fósiles como la madera, el carbón, el gasoil o el gas natural necesitan oxígeno para quemarse. Cuando la cantidad de oxígeno es insuficiente, se produce una combustión incompleta del combustible y se forma monóxido de carbono.

Es un gas sumamente peligroso porque es difícil de detectar: es inodoro, incoloro, insípido y no irrita. Es el causante de un importante numero de muertes todos los años en el país.

image.png
Cómo evitar la intoxicación con el gas del monóxido de carbono.

Cómo evitar la intoxicación con el gas del monóxido de carbono.

Por tal motivo, Aldo Sergio Saracco, Presidente de la Asociación Toxicológica Argentina, pasó por el aire de LV12 Radio Independencia y explicó: "Lamentablemente todos los años cuando empiezan a bajar las temperaturas se empieza a dar una situación propicia para que suceda este tipo de accidentes que son totalmente evitables y prevenibles".

"El monóxido de carbono no tiene olor no, no tiene color, no produce irritación. es decir es muy difícil detectar. Por eso es que lo que tenemos que saber es cuáles son las situaciones propicias para que se de este cóctel tan complejo", reconoció.

Además, explicó que esto sucede cuando haya una llama encendida ya que siempre que hay una combustión de una sustancia orgánica, es decir aquellos compuestos que tienen carbono de hidrógeno como puede ser la leña, el carbón, el gas encendido, un motor en marcha. Esto se da cuando hay poca combustión en el ambiente ya que cuando hay una combustión perfecta el carbono de hidrógeno que tienen estos compuestos, se combinan con el oxígeno y forman el dióxido de carbono.

"Esto siempre sucede, en invierno y en verano, solo que en verano, por el calor propio tenemos puertas y ventanas abiertas y entonces no notamos la presencia del monóxido de carbono ya que se disipa fácilmente a través del aire y escapa. Ahora, cuando nosotros empezamos a cerrar las ventanas, es ahí donde se produce esta trampa mortal porque al encender estos elementos para calefaccionarnos, empieza a producir este encierro donde se va acumulando el monóxido y carbono y lo van inhalado", comentó.

"Nuestros glóbulos rojos tienen una altísima afinidad hacia el monóxido de carbono, mucho más que hacia el oxígeno, entonces aunque sea muy pequeña cantidad de monóxido de carbono lo van captando y acumulando en su interior. Nosotros al respirar monóxido de carbono, si no estamos con aire fresco, aire puro, podemos estar entre tres a cinco horas con este monóxido en sangre que ahí es donde empiezan a aparecer los cuadros de intoxicación", expresó.

Por otro lado, argumentó que cuando uno está dormido no puede sentir los síntomas y esta falta de oxígeno lo que genera es adormecimiento, uno no se da cuenta y entra en este sueño profundo y ahí es donde está el peligro. "Los síntomas sutiles que aparecen inicialmente y a estar muy atentos es el dolor de cabeza, late la zona de la sien a nivel de la región de la frente, esto puede ir acompañado de vómito y cuando es muy marcada esta falta de oxígeno también puede aparecer diarrea", finalizó.

Dejá tu comentario