GOG OCT 1140x100 Viviendas
NACIONALES | monóxido de carbono | carbono | Vivienda

Una familia mendocina falleció al inhalar monóxido de carbono

Cinco integrantes de una familia, entre ellas tres niños, murieron esta noche presuntamente tras inhalar monóxido de carbono en la localidad de Godoy Cruz.

Los cuerpos fueron descubiertos por un familiar que se acercó a la vivienda ante la falta de respuesta a sus llamados. Esa persona descubrió los cuerpos de los miembros de un matrimonio, ambos de unos 30 años, y de tres menores de 9, 6 y 1 año. Un bebé recién nacido también estaba en la vivienda y tuvo que ser hospitalizado de urgencia.

El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en la calle Cerro Tolosa al 1000, en el barrio quinto Plan de Agua y Energía, a unos ocho kilómetros de la capital provincial.

El familiar dio aviso a las autoridades quienes llegaron hasta la vivienda y constataron la muerte de la pareja y tres menores de edad, en tanto el bebé de pocos días fue trasladado y quedó internado en el hospital pediátrico Humberto Notti.

Al lugar llegaron ambulancias del Servicio de Emergencia Coordinado (SEC), personal de Defensa Civil y de Homicidios, mientras que las autoridades cerraron el tránsito en la cuadra donde está ubicada la vivienda.

Otros familiares y vecinos se acercaron a la vivienda y los forenses se pusieron a trabajar en las pericias para determinar con precisión las causas de estos decesos.

Qué es el monóxido de carbono y cuáles son los síntomas por su inhalación

La intoxicación por monóxido de carbono (CO) constituye la causa más frecuente de envenenamiento para todas las edades y entornos sociales, tanto en nuestro país como a nivel mundial. El Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud registra por año cerca de 2 mil intoxicaciones, en tanto que el Ministerio de Salud de la Nación estima unas 250 muertes por año debidas al CO.

El monóxido de carbono (subproducto de la combustión incompleta) es una sustancia tóxica y altamente peligrosa, ya que no es detectable a través de los sentidos. Carece de olor, sabor y color. Tampoco irrita los ojos ni la nariz.

Si se respira, aunque sea en moderadas cantidades, el monóxido de carbono puede causar la muerte por envenenamiento en pocos minutos.

Los posible síntomas que se pueden manifestar ante su inhalación son: dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos, acompañados de cansancio. También puede provocar letargo o confusión, desmayo o pérdida de conocimiento, alteraciones visuales y hasta convulsiones o un estado de coma.

Una vez respirada una cantidad bastante grande de monóxido de carbono la única forma de sobrevivir es respirando oxígeno puro.

Cómo prevenir las intoxicaciones con monóxido de carbono

Es importante recordar las siguientes recomendaciones: controlar las instalaciones y el buen funcionamiento de artefactos, así como también mantener los ambientes bien ventilados.

Para alertar la presencia del monóxido de carbono, existen unos detectores que suelen instalarse en la pared, cerca del suelo, para poder enchufarse a las tomas de corriente. Dependiendo del aparato, pondrá en marcha una alarma o una advertencia de voz para prevenir la inhalación.

Dejá tu comentario