Muerte tras 6 días de agonía: el peor final para la empresaria que se prendió fuego dentro de su auto

Seis días después de que se prendiera fuego dentro de su automóvil, falleció ayer a la tarde la empresaria farmacéutica Rosana Mariel Saravia, que permanecía internada en el Instituto del Quemado de la provincia de Tucumán.

Madre de dos pequeños niños, la víctima, de 45 años residía en el Bº San Francisco junto con sus padres, empresarios en el mismo rubro en las ciudades de Monte Quemado y Pampa de los Guanacos, departamento Copo.

La noche del 26 de agosto último, Saravia ascendió a su vehículo y se fue de su casa. De acuerdo con datos aportados por su entorno, dejó una especie de carta que después habría permitido a su familia contextualizar el suceso.

 

El hallazgo

A las 22:45, un automovilista llamó por teléfono a la seccional Nº 22, al descubrir que un automóvil Toyota Etios estaba envuelto en llamas a escasos metros de las rutas 92 y 116.

 

 

Policías y el fiscal partieron a la zona, mientras una ambulancia ingresaba al hospital a una mujer con quemaduras en más del 70% del cuerpo.

Durante casi media hora, los investigadores sospecharon que el coche había sufrido un vuelco, y su conductora resultó herida.

Sin embargo, la escena y el contenido de la carta modificaron esa hipótesis, reemplazando el accidente por un intento de suicidio.

 

Ruptura y angustia

De acuerdo con la investigación, días antes Saravia habría cortado una relación afectiva con un hombre de apellido Verón, de 29 años.

Al parecer ello la sumió en una angustiosa depresión que adquirió “sentido externo” el 26 de agosto.

Del Hospital de “Monte”, la damnificada fue derivada de urgencia al Instituto del Quemado en Tucumán.

Allí permaneció internada hasta ayer a las 18.

En las últimas 28 horas los médicos habrían intentado intervenirla quirúrgicamente, pero no se pudo.

 

Riñones y oxígeno

Acompañada por toda su familia, Rosana fue entubada y los expertos tuvieron dos escenarios adversos, según trascendió. Riñones trabajando al mínimo y las llamas que habrían dañado también las vías respiratorias, eran los cuadros complejos.

Mientras en Monte Quemado sus seres queridos organizaban cadenas de oración, en Tucumán los médicos ponían a su disposición lo mejor de la tecnología y la ciencia.

 

 

Te recomendamos: Continuaba grave la empresaria que se prendió fuego dentro de su auto

Sin embargo, todos los esfuerzos fueron en vano.

A las 18, la vida de Rosana se apagó. Todas las esperanzas de sus seres queridos fueron pulverizadas por la más dura noticia, que entre abrazos interminables, llanto y un pesar único la recibieron.

Los familiares trasladaban anoche los restos de Rosana, para tributarle hoy el último adiós.

En principio se estimaba que sería despedida en la sala velatoria ubicada en Lavalle y Mariano Moreno del Bº San Francisco, propiedad de sus padres.

Los amigos anoche le tributaban el último adiós, ponderando sus virtudes y templanza.

 

Dolor indescriptible

Más que nunca, en estas horas de luto el entorno de Rosana exhortaba por las redes sociales a acompañar a sus seres queridos, aún cuando el dolor es muy personal y único.

Rosana vivió siempre en Monte Quemado. Hay amigos que “cosechó” de nenita, de estudiante primaria, secundaria, madre y mujer de negocios.

Esos años de amistades a prueba de todo, hoy más que nunca se cristalizarían en una ceremonia conmovedora, desgarradora, pero de profunda lealtad.

Fuente: El Liberal

Dejá tu comentario