INTERNACIONALES |

Muertos y toma de rehenes en otro ataque del terrorismo a Europa

Durante un control policial en Bélgica, un hombre le quitó el arma al agente y comenzó a disparar dejando tres personas fallecidas. Al escapar se atrincheró en un colegio hasta que lograron abatirlo.

El terrorismo islamista vuelve a golpear Bélgica. En la mañana del martes, poco después de las 10:30, durante un control rutinario en el centro de Lieja, al este del país, un hombre robó el arma a un policía y disparó. Dos policías y un civil que viajaba en un auto resultaron muertos.

En su huida, el atacante, que había gritado “Allah es grande”, se atrincheró en la sexta planta del edificio de un colegio y tomó a una mujer como rehén. Poco después fue abatido por agentes de policía.

El ataque dejó demás dos heridos, uno de ellos también policía. La Fiscalía federal belga anunció que investigaba el ataque como un atentado terrorista.

El centro de Lieja se encontraba este marte totalmente cerrado y bloqueado al tránsito. La Policía dispuso un amplio perímetro de seguridad y un helicóptero sobrevolaba la zona.

Los medios belgas explicaban al mediodía que los chicos del colegio en el que se atrincheró el atacante, el Waha, están bajo custodia policial y a cargo de psicólogos. Ninguno resultó herido

Varios medios belgas publicaban que el autor del atentado sería un delincuente común que había salido hace poco de prisión y que no estaba en la lista de islamistas radicalizados que son vigilados por los servicios policiales ni en la de los jóvenes que fueron a Siria o Irak a unirse a las filas del ISIS, Al-Qaeda u otros grupos islamistas violentos.

Un periodista de la radio televisión pública belga RTBF fue testigode los hechos. Contó: “escuché al menos cinco disparos. Dos personas empezaron a correr, desde un café hacia el Parque de Avroy. Vi a un hombre con un arma que apuntaba a la gente que corría. Llevaba una gorra negra, una remera negra y un bolso”.

Antecedentes

Los policías y militares han sido objeto desde 2016 de varias agresiones en Bélgica, donde el ISIS atacó en marzo de 2016, dejando 32 muertos en el subte y en el aeropuerto de Bruselas.

El último ataque considerado como "terrorista" se produjo el 25 de agosto de 2017, cuando un hombre de 30 años de origen somalí atacó con un cuchillo a dos soldados al grito de Allahu Akbar (Dios es grande) en el centro de Bruselas. Un soldado resultó herido leve y el autor fue abatido.

 

Fuente: Clarín

Dejá tu comentario