Una mujer es asesinada cada 24 horas en la Argentina

A pesar de algunos avances en las políticas públicas, todavía no se refleja un retroceso en la cantidad de víctimas. La tasa de femicidios es similar a la de 2015.

 

 A cuatro años de la primera marcha de Ni Una Menos, el reclamo para erradicar la violencia machista sigue vigente como el primer día. A pesar de algunos avances en las políticas públicas, todavía no se refleja un retroceso en la cantidad de víctimas y la tasa de femicidios es similar a la de 2015. En lo que va del año, una mujer fue asesinada por día en el país.

Las cifras alarman. Según el Observatorio de Femicidios en Argentina Adriana Marisel Zambrano, de la asociación civil la Casa del Encuentro, en 2015 se registraron 286 casos; en 2016, 290; en 2017, 295; y en 2018, 273. Sin contar que durante todo ese período hubo 139 femicidios vinculados, es decir, una persona -casi siempre hijos- cercana a la víctima que fue asesinada para provocarle un daño emocional.

En 2019, la tasa no parecería disminuir. Un relevamiento del Observatorio "Ahora que sí nos ven", presentado la semana pasada, contabilizó 133 femicidios en el primer cuatrimestre. Si se tienen en cuenta los registros provisorios de mayo, ya hubo un crimen por día.

Otro de los datos que empeoran el escenario es la cantidad de nenes huérfanos. Entre el 1 de enero y 20 de mayo de este año, la cifra asciende a 84 chicos menores de 18 años.

Victoria Gallo, responsable del Área de Políticas de ELA (Equipo Latinoamericano de Justicia y Género) detalló que la respuesta para quebrar esta tendencia no es ni lineal ni sencilla. "Parte de ella está determinada por las transformaciones estructurales que se requieren para abordar las causas subyacentes de la violencia", ejemplificó en su columna publicada por este medio.

En especial, la especialista se refirió a aquellos factores que reducen las posibilidades de las mujeres de lograr su autonomía económica y física, así como también los cambios culturales que se necesitan erradicar "de una cultura que somete a las mujeres a una posición social subordinada".

"En términos de políticas públicas, se requiere de una significativa inversión para lograr, por ejemplo, redistribuir de manera más justa las tareas de cuidado (dentro y fuera de los hogares), asegurar a todas las mujeres un acceso real a la justicia, garantizar servicios de asistencia y acompañamiento para lograr su resguardo efectivo de la violencia machista, garantizar el acceso a servicios salud, entre otras políticas de amplio alcance", manifestó.

A su vez, recalcó la importancia de incorporar un enfoque de género en las políticas económicas en su conjunto, desde la fiscal hasta monetaria. "El Poder Ejecutivo ha logrado avances en la incorporación del etiquetamiento de gastos vinculados con la igualdad de género brindando un aporte a la transparencia presupuestaria, facilitando su seguimiento por parte de la sociedad civil. Sin embargo, la política de austeridad adoptada ha significado un impacto negativo sobre las posibilidades de las mujeres de lograr su acceso a la salud, el trabajo, la educación, el cuidado, y vidas libres de violencias, entre otros derechos", subrayó la experta.

 

Fuente: TN

Dejá tu comentario