POLICIALES |

Villa 9 de Julio: Una familia dedicada al narcomenudeo

Todos estaban vinculados a la venta de estupefacientes. La banda familiar contaba con soldaditos. Secuestro de droga, elementos para la comercialización, y dinero.

Tenían un oficio: vender droga. Nueve integrantes de una familia, vinculados al narcomenudeo, quedaron detenidas. Se trata de una organización liderada por el “Gitano” Fabián Mansilla, que tenía un pequeño salón de fiestas familiares en el barrio El Molino, que está pegado al barrio San Roque.

La Policía secuestró un kilo de marihuana, un cuarto kilo de cocaína, piedras de “alita”, 79.000 pesos, 3.800 dólares cargadores, celulares y 9 balanzas de precisión, entre otros objetos, así como una moto Honda robada la semana pasada, que estaba siendo desmantelada, de acuerdo al informe policial.

Según explicó el jefe de la Didrop (Dirección de Drogas Peligrosas), Jorge Nacusse, en esta organización familiar “todos tenían antecedentes de venta de drogas. Incluso el ‘Gitano’ había sido condenado en 2009 por tráfico de 15 kilos de marihuana”.

Este grupo estaba afincado en el barrio que tiene de un lado la pared del cementerio del Norte y del otro lado la diagonal Chaco, con entrada por la calle San Salvador y salida por la calle Wilde. “Ahí viven 10 familias Mansilla y otras amigas. Vigilar esta organización llevó casi un año hasta encontrar las pruebas necesarias”, explicó el comisario.

 Unas de estas pruebas fueron las balanzas de precisión. “Si no se usan para pesar oro, ¿para qué quieren balanzas para pesar gramos?”, describió Nacusse. El grupo tenía “soldaditos” para vender la droga en zonas de Villa 9 de Julio.

El “Gitano” de 44 años fue detenido junto con su esposa, “La Tigra” de 33, su hija Mariquita de 23  y su yerno, “Bora” de 24. También fueron detenidas personas identificadas como Cinthia alias “Chuchu”, “La Monita” y su cuñado “Tutuca”, quien tenía permiso de salida extramuros para trabajos diurnos, ya que desde 2012 estaba preso por un homicidio ocurrido en 2011.

También quedaron tras las rejas dos empleadas de la familia, descriptas como “Ojito de gato” y Loreley quienes les guardaban el material, según dijo el oficial.

Dejá tu comentario