ACTUALIDAD |

Neurocirugía: Tucumán cuenta con un tratamiento de avanzada para el mal de Parkinson

El neurólogo clínico Emmanuel Franchello, del equipo de la Unidad de Trastornos del Movimiento del Hospital Padilla, aclara que la cirugía no cura pero mejora la calidad de los pacientes.

 “El Parkinson en una enfermedad degenerativa por la que las neuronas mueren y provocan trastornos en los movimientos. El más conocido es el temblor pero no el único problema que ocasiona la enfermedad a quienes la padecen”, asegura el médico especialista.

El hospital tiene un tratamiento de avanzada a nivel mundial: la cirugía neurológica. La práctica permite devolverle calidad de vida al paciente. “No es que cure o revierta la enfermedad”, advierte Franchello, “pero permite mejorarle su calidad de vida”.  Entre en 1 y el 10% de los pacientes pueden ser operados.

El especialista explicó por LV12 que es una neurocirugía para la que los pacientes son tratados y seleccionados. “Yo soy el neurólogo clínico y trabajo con un equipo con el que derivamos esos pacientes a la cirugía. El doctor Martín Paíz es el que los opera. La cirugía se hace con el paciente despierto y, mientras Martín lo opera, yo controlo su estado.”

El Hospital Padilla realiza este tipo de cirugías desde hace 4 años. El año pasado el equipo de especialistas  operó a tres pacientes con una cirugía que comenzó a practicarse de manera incipiente en los ’60. La práctica efectiva comenzó hace unos 20 o 25 años.

Trastornos del movimiento

“Respecto a los síntomas, el temblor es uno de ellos; se da en un 50 0 55% de los casos. La enfermedad también se manifiesta con rigidez, lentitud, trastornos en la marcha”, aclara farnchello. “Los pacientes pueden llegar al consultorio por un dolor en el hombro de larga data que no asocia a la rigidez que provoca el  mal de Parkinson”.

Respecto a la prevención, el especialista afirmó que “no hay precisiones respecto al tema pero sabemos que hay una implicancia entre genes y medio ambiente. Detectarla precozmente es importante para derivar a la unidad específica de tratamiento aunque un médico clínico puede empezar a tratar al paciente”.

Al ser consultado por la edad en la que la patología puede manifestarse el galeno dijo que “lo habitual es que aparezca después de los 55 años aunque hay casos juveniles”.

De nuestra redacción

Dejá tu comentario