SALUD | pacientes | Virus | Coronavirus

Coronavirus: 3 de cada 10 casos manifestaron perdida del olfato

También la disminución del gusto podría anticipar la presencia del virus. La OMS todavía es cautelosa sobre este punto.

La pérdida repentina del gusto y del olfato fue identificada por entidades médicas como un nuevo síntoma posible del coronavirus.

“En efecto, se observó que el virus afecta las terminaciones nerviosas nasales del nervio olfatorio”, confirma a Con Bienestar el doctor Juan Razetti (M.N. 75.337), médico otorrinolaringólogo.

Reportes de las sociedades médicas de China, Italia, Francia y Alemania, consideran que la abrupta disminución del olfato, llamada anosmia, y la falta de gusto se suman a los síntomas más difundidos del COVID-19: fiebre, tos, dolor de garganta y dificultad para respirar.

Un informe de la British Rhinological Society analizó las pruebas diagnósticas realizadas en Corea del Sur y determinó que el 30 por ciento de los pacientes que dieron positivo experimentaron la anosmia en la etapa de incubación.

Gracias a los estudios que se hacen en el Hemisferio Norte, los países de América del Sur están teniendo más tiempo y conocimiento de esta patología. La otorrinolaringología hizo su aporte y es también unas de las especialidades más expuestas al virus.

“Esta particularidad del virus ha tomado tal relevancia en el nivel mundial que ya fueron alertadas todas las sociedades médicas, incluida la Federación Argentina de Sociedades de Otorrinolaringología”, informa Razetti.

“Sucede que muchos pacientes afectados por este virus, sin saberlo que eran portadores de coronavirus, consultaron al otorrinolaringólogo y lo contagiaron”, agrega el profesional.

Según los primeros casos registrados, los pacientes afectados son jóvenes de entre 23 y 45 años.

Pese a estos alertas, la jefa de la Unidad de Enfermedades Emergentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Van Kerkhov, aclaró que todavía se deben contrastar estas informaciones.

Hasta ahora, se consideraba frecuente a la anosmia en infecciones respiratorias víricas, especialmente cuando va acompañada de mucosidad nasal.

"La evaluación de un trastorno del olfato por lo general incluye un examen físico de los oídos, la nariz y la garganta, una revisión del historial de salud y una prueba de olor, entre otros análisis", explicó Razetti.

FUENTE: tn.com.ar

Dejá tu comentario