CHISMES Y ESPECTÁCULOS |

La historia del actor de “El Marginal” que salió de una villa

Marcelo Chávez, “Fiorito” en la tercera temporada de la serie, vive en la 21-24 de Barracas. También hace trap y ya firmó contrato con Universal Music.

“Costó mucho que me tomaran en serio”, dijo Marcelo “El Flaco” Chávez, el actor que interpreta a Fiorito en la tercera temporada de “El Marginal”,  con una mirada intimidante, sentando en una esquina de calles de tierra y angostos pasillos de la Villa 21-24 de Barracas, que ha sido su hogar desde la infancia.

Con un corte de pelo al ras, usa pantalón chupín con tajos en las rodillas, zapatillas blancas y una campera verde militar. Parece un guerrero, como lo fue su historia: una niñez colmada de carencias.

Mientras fuma un cigarrillo, se levanta la remera y deja ver sus tatuajes. Uno sobre la costilla dice: “Donde hay dolor, habrá canciones”.

Chávez tiene 26 años, nació en Misiones y llegó a la Villa 21-24 de Barracas con apenas 11 años. Tras la muerte de su hermano mayor y las carencias que estaba travesando su familia, tomaron la decisión de  mudarse a Buenos Aires en busca de un futuro mejor. “Yo era muy pobre apenas llegue, no tenía nada cuando vinimos”, recordó él en diálogo con NOTICIAS.

Su pasión por la música comenzó desde chico. Pasaba horas escuchando radio donde escuchó canciones de la banda de trap “Fuerte Apache”, que eran del Barrio Ejército de los Andes en Ciudadela cuyas letras mostraban la realidad de la marginalidad.

Ahora, que 15 años después, logró firmar un contrato con Universal, es como tocar el cielo con las manos. “Costó mucho que me tomaran en serio. ¡De la Villa pal mundo!, comienza una nueva etapa en mi carrera y quiero agradecer a Universal por darme la oportunidad de ser parte de su equipo. Estoy contento porque son muchos años de trabajo, cuando se me dio no había tomado la dimensión de lo que era”, dijo Marcelo.

Según él, el éxito no lo cambió: sigue vistiéndose igual y manejándose en el barrio. Aunque planea irse de la villa de Barracas. “Pienso irme del barrio con mi familia, conocer otro lugar, estar con ellos tranquilo sin tener que estar preocupándome que mi vieja cuando salga a trabajar le puedan robar. Porque acá pasa que nunca se sabe, la mayoría de la gente es buena, pero como en todo lugar también es peligroso, más cuando empiecen a ver que se mueve guita”, explicó.

El Flaco ya es furor en redes sociales y promete ser un artista que no tiene límite. Ya posee cuatro canciones subidas al canal de YouTube donde tiene 22.300 suscriptores y 31.000 seguidores en Instagram.

En los cambios personales que había generado participar en una de las series más exitosas del país, Chávez manifestó: “Mi casa es humilde, donde vivo es una pieza. Apenas cobré lo del Marginal remodele todo; la pinté, arreglé el baño, me compré un equipo, tele, compu, heladera, etc y ahora estoy viviendo en un lugar lindo. Creo que se está dando todo para la gente de la villa triunfe porque son las personas que más tienen hambre, hambre de salir delante, crecer y  poder darle una vida mejor a su familia”.

Hoy en día son muchos los jóvenes que en estos barrios sufren y viven situaciones de carencia, pero que, sin embargo, día a día luchan por salir adelante. Porque aunque haya una barrera de marginalidad que los condene, ellos solo esperan tener una igualdad de oportunidades.

Revista Noticias

Dejá tu comentario