NACIONALES |

En dos meses, el sector público redujo 10.600 puestos de trabajo

Según las estadísticas que releva periódicamente el Ministerio de Trabajo sobre la base de registros de la AFIP, mayo y junio fueron meses de declive.

De acuerdo con las proyecciones oficiales, la tendencia a la baja se extenderá durante lo que resta de 2018 y 2019 a partir de la determinación de la Casa Rosada de congelar por dos años los ingresos al Estado y del impacto de la ley de responsabilidad fiscal, que desaceleró el ritmo de las incorporaciones en provincias y municipios. Influirán también de manera directa al ajuste que la Casa Rosada prevé en el proyecto de la ley del presupuesto y la revisión de gastos que se pactó con el FMI.

La administración pública nacional, el ámbito en el que Macri oficia como empleador directo, es el sector que más se redujo. En diciembre de 2015, cuando Cambiemos destronó al Kirchnerismo, había registrado 240.600 empleados. En julio de este año, esa cifra cayó 206.856 desvinculaciones del Ministerio de Modernizavión. Es decir se registraron 33.744 desvinculaciones, entre despidos, retiros voluntarios y jubilaciones. Un porcentaje de las bajas de concretaron después de haberse implementado un sistema de control biométrico, que ayudó a detectar ausencias injustificadas entre otras irregularidades según fuentes oficiales.

La estadística oficial supera incluso un relevamiento del gremio estatel ATE. La seccional de Capital contabilizó 25.787 cesantías desde que Macri es presidente. Las dependencias que más se achicaron, según ATE, fueron el Ministerio de Educación (3940 bajas); el Congreso Nacional (2035); la Comisión Nacional de Energía Atómica (2000); el ministerio de Desarrollo Social (1199), el Ministerio de Cultura (1194).

El relevamiento que hizo UPCN, el otro gremio estatal, difiere en algunas cifras. Distingue aproximadamente 20.000 bajas, de las cuales la mitad seríua de planta permanente y la otra mitad, contratos transitorios. Pero advierte de un ingreso de 10.000 empleados "con sueldos altos". por lo que el ahorro de gastos fue "casi nulo".

Fuente: La Nación 

Dejá tu comentario