Por uso de agroquímicos, bajó la producción de miel en Argentina

Roberto Imberti, integrante de la Sociedad de Apicultores de la Argentina, advirtió que el uso de glifosato pondría en riesgo la exportación del producto a los principales mercados. Asimismo, denunció que el gobierno fue puesto en alerta sobre la situación.


Con una producción de entre 55.000 y 60.000 toneladas por año, la Argentina es el tercer productor de miel del mundo y el segundo exportador, según datos de la FAO (Organización Agrícola y de Alimentos de las Naciones Unidas). Alrededor del 95% de la producción se exporta, y el 80% de las exportaciones tienen por destino Estados Unidos, Alemania y Japón. Representan solo US$168 millones anuales, pero para las economías regionales del centro del país, que producen el 65%, el impacto de la actividad es significativo.

El consumo de miel a nivel global creció 20% en los últimos 10 años por el cambio de hábitos nutritivos y por el aumento de la población mundial. 

Ese lugar privilegiado que ocupa hoy Argentina corre un alto riesgo de ya no serlo, debido a la crisis que vive el sector apicultor.

Y es que nuestro país pierde anualmente un 30% de sus colmenas de abejas melíferas y se posiciona como el quinto país de América Latina en mortandad de estos insectos que, además de producir miel, cumplen con servicios fundamentales para el ecosistema, como la polinización.

Las abejas, insectos sensibles a los agroquímicos, el monocultivo y el cambio climático, están muriendo a razón de un 30% por año según datos del Centro de Investigación de Abejas Sociales (CIAS).

Cada año hay más de un 30% menos de colmenas (Reuters)

Roberto Imberti, integrante de la Sociedad de Apicultores de la Argentina, advirtió que uno de los problemas es el uso de los agroquímicos lo que pondría en riesgo la exportación del producto a los principales mercados.

Dijo que por ahora, la situación no es alarmante pero que "el peligro es latente", teniendo en cuenta que "en algún momento puede llegar a salir alguna miel que pueda tener alguna una traza de glifosato. De hecho Uruguay no ha podido exportar miel este año a Europa porque era miel con glifosato". 

De todos modos, aclaro que Europa no es el único mercado. "El 52% de la miel se manda a EE.UU y ahí hay otros umbrales de detección asi que en principio todavía no estemos alarmados", agregó.

Comentó que el problema fue planteado a las autoridades Ministerio de Agricultura, quienes respondieron que "el modelo agrocomercial que se está implementando en la Argetina está en base a todo este tipo de agroquímicos". 

"Los síntomas ya están, ya se ven colmenas más débiles, menor producción y es porque las abejas se están muriendo como consecuencia del uso de agroquímicos, por lo cual hay una merma en la producción de miel y en la cantidad de colmenas más allá de que esto afecta al ser humano", alertó. 

Respecto a los controles, señaló que "los que tienen aparatología para detectar esto son los exportadores, pero de todas formas los certificados sanitarios tienen que estar firmados por Senasa o sea que el Senasa tiene la última palabra". 

Dejá tu comentario