ECONOMIA |

Continúa el despido de empleados de Zanella luego del cierre en Mar del Plata

Las fábricas del productor automotriz en anunciaron el cese de las actividades del 60% del personal en Córdoba y el 40% en San Luis. El viernes cerró la firma en la ciudad balnearia.

La situación de Zanella se complica minuto a minuto. Hace dos años, el suizo Walter Steiner anunciaba que fabricaría autos y camiones y hasta presentó el modelo Z-Truck. Todo se haría en la planta de Mar del Plata. El viernes pasado anunció que a fin de mes cierra esa planta. A las pocas horas también despidió al 40% de los empleados desu planta de San Luis y en Cruz del Eje (Córdoba) anunció que despedirá a más del 60% de los trabajadores. Todo quedó frenado porque la Secretaría de Trabajo dictó la Conciliación Obligatoria por quince días.

Hace poco más de un año, la revista de la Cámara de Comercio Suizo Argentino publicaba que Zanella estaría buscando vender sus activos por U$S50 millones. Steiner contrató a la consultora Ernst & Young y en abril del año pasado había tres interesados que no pertenecían al sector automovilístico. El CEO de Zanella negó la intención de vender la totalidad de su empresa, pero confesó que estaba explorando el mercado para obtener capitales para nuevos proyectos. Las negociaciones se mantienen en estricto secreto.

A fin de 2017, Zanella tenía 500 trabajadores. Hoy sólo queda en pie Caseros, Córdoba quedará con quince trabajadores y San Luis con 60. En un año y medio redujo su plantel a poco más de la mitad y cerró una fábrica.

Durante dos meses tuvo suspensiones en todas las plantas. Rubén Urbano, secretario general de la UOM de Córdoba fue claro. "Los trabajadores que ya están formados ahí la única salida laboral que van a ver es ponerse un puesto para vender aceitunas a la par de la ruta", expresó a Cba24n.

Steiner prefiere no hablar en este contexto, sin embargo en enero le decía a BAE Negocios que "ya no es viable producir, el mercado se cayó y ya no tengo volumen que justifique una fábrica en Mar del Plata. No hay señales de recuperación, la gente está muy preocupada y nosotros también".

Y agregó: "Estamos muy lejos de las buenas épocas, la devaluación nos perjudicó tenemos la materia prima importada y la caída de las ventas nos arruinó. Pensar que en Zanella hasta fabricábamos los motores. Al Gobierno no le interesa que la industria produzca".

Fuente: Bae Negocios.

Dejá tu comentario