DEPORTES | River | Palmeiras | Gallardo

Noche fatídica para River: cayó 3-0 ante el Palmeiras

River sufrió como nunca en un duelo trascendental de Copa Libertadores ante Palmeiras en el Libertadores de América.

Palmeiras aprovechó los errores de Armani y de Rojas, la infantil expulsión de Carrascal y no perdonó: goleó al River de Gallardo y lo dejó al borde de la eliminación de la Libertadores. Un golpe inesperado y durísimo.

River Plate - Palmeiras [0-3] | RESUMEN | SEMIFINALES (Ida) | CONMEBOL Libertadores 2020

River sufrió como nunca en un duelo trascendental de Copa Libertadores: por la primera semifinal, perdió 3-0 ante Palmeiras en el estadio de Independiente. Rony, Luiz Adriano y Viña anotaron para los visitantes, que no perdonaron las fallas de los dirigidos por Marcelo Gallardo.

image.png

El primer golpe lo aplicó Palmeiras: a los 26 minutos, Armani dejó corto un rechazo y Rony aprovechó con un remate que rozó en De la Cruz: 1-0 y sorpresa de la visita. Los de Núñez sintieron el impacto de la inesperada conquista y comenzaron a cometer errores que casi pagan caro. A los 30, Gustavo Scarpa volvió a hacer mover la red; pero un offside en el inicio de la jugada le ofreció alivio a la Banda.

El inicio del segundo tiempo le aplicó un nuevo golpe a River. Y a partir de otra falla. Robert Rojas, el mismo que recibió el reto de Gallardo por no exhibirle el rigor a Tevez en el clásico ante Boca, permitió al minuto que Luiz Adriano girara en una contra, usara su cuerpo como punto de apoyo, y se marchara hacia el área para definir cara a cara con Armani. 2-0 para los brasileños.

Y el panorama empeoró todavía más para River. Porque siguió perdiendo goles, pero además se quedó con 10 hombres, por la insólita expulsión de Carrascal por intentar darle un golpe a Gabriel Menino. Y a los 16 minutos, casi inmediatamente, Viña, de cabeza, firmó un 3-0 impensado.

El martes 12 de enero, en el Allianz Parque de San Pablo, River tendrá revancha. Claro que una diferencia de tres goles parece casi imposible de remontar. Pero se trata de la era Gallardo, el que les pide a sus hinchas “que crean”. Y con su mesías en el banco, en Núñez volverán a depositar sus esperanzas en el pizarrón del Muñeco.

Dejá tu comentario