ECONOMIA |

Se destruyó menos empleo registrado que en todo 2019

Fueron 149.000 entre marzo, abril y mayo, contra 152.000 el año pasado. El impacto de la pandemia fue menor que el observado en otros países.

El trabajo registrado en la Argentina no fue ajeno a los daños que provocó la pandemia, aunque resultó afectado en menor medida que en un amplio número de países, entre los que se encuentran Canadá, Estados Unidos, Brasil y Chile, e incluso menos perjudicado que en 2019, el peor año para los asalariados en relación de dependencia del sector privado desde 2009.

image.png
Durante la cuarentena se destruyó menos empleo registrado que todo 2019.

Durante la cuarentena se destruyó menos empleo registrado que todo 2019.

Con una cuarentena estricta en abril, donde apenas el 43% de la economía del país estuvo activa, la destrucción del empleo formal fue letal ese mes (-1,7%) y también bastante significativa en marzo (-0,7%). No obstante, en mayo prácticamente no hubo variaciones en los puestos laborales de los trabajadores privados (-0,1%) y en junio la tendencia muestra una reversión en positivo.

Así las cosas, según informó el Ministerio de Trabajo a Ámbito, entre marzo, abril y mayo, se desvincularon del empleo formal del sector privado 149.000 trabajadores: son 320.000 en total los que dejaron de realizar aportes al sistema de seguridad social incluidos los empleados públicos, monotributistas, autónomos y personal del servicio doméstico.

En todo 2019, se perdieron 152.000 empleos asalariados formales. Es decir, el año pasado se produjo la misma destrucción de empleo formal que la verificada durante los tres meses de paralización de buena parte de la economía argentina por el covid-19.

Para conocer el número final de 2020, hay que esperar a que cierre el año porque el empleo puede reactivarse, advirtieron desde la cartera que conduce Claudio Moroni. De hecho, anticiparon a este diario que en junio se ve una recuperación del empleo formal del sector privado. En plena pandemia, las empresas volvieron a contratar.

La pérdida de 149.000 trabajadores en tres meses es una caída del 2,5% del empleo formal privado, la más alta desde 2002 para un trimestre, pero muy lejos del 19,2% de caída del empleo formal privado de Canadá o del 13,8% de Estados Unidos para los mismos meses, aunque en otra realidad, donde la merma suele revertirse mucho más rápido que en países en desarrollo como la Argentina.

FUENTE: Ámbito

Dejá tu comentario