INTERNACIONALES |

Sobrevivió seis días en el bosque el niño de 7 años abandonado

Yamato Tanooka se refugió en un hangar militar en medio de la zona boscosa; durmió entre colchones por el frío y sólo ingirió agua


Yamato Tanooka, el niño de siete años abandonado por sus padres hace seis días en un bosque de la isla japonesa de Hokkaido como "castigo", fue finalmente encontrado hoy en buen estado de salud pese a haber ingerido solo agua durante casi una semana.

El niño fue hallado a cinco kilómetros de la localidad de Nanae, donde sus padres lo habían visto por última vez hace seis días, y se había refugiado en un hangar militar en el que fue localizado hoy a las 7.50 hora local, informó la agencia Kyodo.

El lugar donde fue encontrado el niño

Pese al amplio dispositivo de búsqueda en el que participaron casi doscientas personas, además de perros, caballos y un helicóptero, el niño fue encontrado por casualidad por miembros del Ejército que realizaban maniobras en el área, que había sido revisada el pasado lunes.

El menor se había resguardado desde el sábado por la noche en el refugio, que es usado habitualmente por los militares para cobijarse de la lluvia.

Precisamente, la lluvia registrada hoy provocó que estos efectivos del Ejército se desplazasen hasta el hangar y hallaran al niño, que fue trasladado en helicóptero al hospital de Hakodate, donde se reunió con su familia.

"Parece estar en buena condición física, pero fue trasladado en helicóptero al hospital", informó un vocero de las fuerzas militares de Japón.

Los médicos que lo atendieron explicaron que se encuentra en un estado de salud relativamente bueno, aunque presenta signos leves de hipotermia y deshidratación así como algunos arañazos en las piernas y manos. "Durante seis días, solo ha bebido agua, por así decirlo", explicó.

Miembros de las Fuerzas de Autodefensa le dieron un poco de arroz tras hallarle y señalaron que se encontraba "hambriento", según detalló la agencia Kyodo.

Según mostraron las imágenes del lugar donde estaba el niño, había un bebedero fuera del hangar, lo que le permitió beber regularmente durante sus seis días de soledad, y colchones adentro. El niño dijo que se coló entre dos colchones para resguardarse del frío, según informó un responsable del ejército a la cadena pública NHK.

"Le he pedido perdón"

El padre le pidió perdón a Yamato por haberlo abandonado foto: AFP

"Mi acto excesivo ha forzado a mi hijo a vivir momentos muy difíciles", admitió Takayuki Tanooka, con la mirada baja, a la salida del hospital, y pidió disculpas al colegio, a los equipos de salvamento y a todo el mundo "por haber creado todos estos problemas".

"He visto a Yamato. Le he pedido perdón. Ha asentido con la cabeza. Sus labios estaban un poco secos. Es extraordinario que esté sano y salvo. No tengo palabras", dijo entre sollozos a un medio de comunicación.

Los medios japoneses interrumpieron sus emisiones para anunciar el hallazgo con vida del niño perdido, un caso que generó una oleada de críticas contra los padres.

Los comentarios continuaron hoy en las redes sociales y la gente se mostró asombrada por la capacidad de supervivencia del pequeño Yamato.

"Es un milagro increíble que haya sobrevivido él solo", se sorprendió Ken Noguchi, un famoso alpinista que conquistó el Everest.

El castigo

Según los medios locales y la policía, Yamato, su hermana mayor y sus padres estaban paseando hasta que la pareja perdió la paciencia por el comportamiento de su hijo, que lanzaba piedras a los coches y peatones. En el trayecto de vuelta, los padres castigaron al niño, lo obligaron a salir del coche y lo dejaron en el borde de la ruta en pleno bosque.

Aunque el pequeño corrió detrás del vehículo, sus familiares aseguraron a las autoridades que lo perdieron de vista y que volvieron unos minutos después al lugar en el que lo habían abandonado, donde ya no se encontraba.

Los padres, que esperaron dos horas desde la desaparición de Yamato hasta alertar a las autoridades, denunciaron los hechos el pasado sábado por la tarde y en un primer momento mantuvieron que se perdió mientras recogían vegetales en el bosque.

Posteriormente reconocieron haber abandonado al menor como castigo por su mal comportamiento, ya que había estado lanzando piedras a otros coches y viandantes durante el día que la familia pasó en el campo.

Dejá tu comentario