LOCALES | tobilleras electrónicas | 911 |

Violencia de género: "Las tobilleras electrónicas ayudan"

Walter Córdoba, jefe de la dirección de Visualización y Monitoreo 911, indicó en LV12 sobre cómo funcionan las tobilleras electrónicas. Cómo es su implementación.

Walter Córdoba, jefe de la dirección de Visualización y Monitoreo 911 habló de las tobilleras electrónicas, su funcionamiento y efectividad en los casos de violencia de género en la provincia.

"Dispositivos duales se vienen implementando en la provincia desde hace 3 años. Vienen desde Nación. En el año 2018 iniciamos con 25 dispositivos. Se vienen incrementando con la problemática que es de público conocimiento", explicó el referente del 911.

Cuando hay un caso de violencia y se recurre a este recurso, se le da un dispositivo a la pareja y, a su vez, una tobillera al agresor que marca un perímetro de 500 metros en la cual no puede ingresar.

"Muchas veces ingresa en un perímetro prohibido, se activa una alarma de la tobillera acá en la pantalla del operativo. Muchas veces el colectivo pasa por ese lugar, o en un auto o taxi, en ese caso es accidental".

Con el registro de GPS, el recorrido, nos damos cuenta si fue intencional o accidental. "En base a eso se contacta la víctima, el agresor. Es un control diario".

Walter Córdoba

"Todas estas situaciones de batería impactan en la pantalla. Todo está monitoreado".

No es 100% infalible pero tiene un alto grado de efectividad. "Todo está debidamente monitoreado", insiste el referente del 911.

No hemos tenido caso de una nueva agresión. "Cuando se lo remueven o quitan, se dispara la alarma", aclara Walter Córdoba.

La problemática, según Walter Córdoba, tiene que ver con el Stock. Y aseguró que el Ministerio Público Fiscal ha promovido que se realicen más, en conjunto con la Universidad Tecnológica. Hasta el momento estamos en tratativa para la capacitación. Cada dispositivo tiene sus herramientas.

Generalmente respetan las decisiones. Es muy raro que no lo hagan. De surgir esto, nosotros vamos al resguardo de la víctima.

Dejá tu comentario