SALUD |

Tomar aspirina no es recomendable, ni en dosis mínimas, si estás sano

Durante años, se ha recetado una baja dosis de aspirina como panacea para prevenir problemas cardiovasculares. Ahora la desaconsejan para la mayoría de los adultos con buena salud. El riesgo de hemorragias internas a menudo supera a los beneficios.

El Colegio de Cardiología de los Estados Unidos y la Asociación Estadounidense del Corazón dio a conocer nuevas directrices esta semana. Llegan tras estudios publicados el año pasado que dicen que una dosis diaria baja de aspirina -100 miligramos o menos- no ayudó a los adultos mayores que no sufren enfermedades cardiovasculares.

Esos resultados, publicados en tres artículos de The New England Journal of Medicine, sorprendieron a los médicos y los pacientes que durante años creyeron que la aspirina prevendría toda una serie de dolencias relacionadas con el corazón.

Los autores de las nuevas pautas sostienen que la aspirina en dosis bajas no debe administrarse como medida preventiva a los adultos de 70 años o más o cualquier adulto que tenga aumentado el riesgo de hemorragia.

Las directrices recomiendan en cambio varios cambios de conducta para garantizar la salud del corazón. Estos incluyen mantener un peso saludable, no fumar, hacer actividad física moderada durante por lo menos 150 minutos por semana y seguir una dieta que comprenda vegetales, frutas, frutos secos, granos enteros y pescado.

Sin embargo, destacó que las personas que han tenido ataques cardíacos o tienen stents deben seguir con la medicación. “Deben seguir tomando aspirina”, agregó.

Los pacientes deben consultar con el médico clínico o el cardiólogo antes de comenzar a tomar aspirina o de dejar de tomarla.

Michos dijo haberles recomendado a sus pacientes sin enfermedad cardiovascular que dejaran de tomar aspirina. “Son receptivos a ello”, agregó.

Estudios publicados el año pasado dicen que una dosis diaria baja de aspirina -100 miligramos o menos- no ayudó a los adultos mayores que no sufren enfermedades cardiovasculares.

Estudios publicados el año pasado dicen que una dosis diaria baja de aspirina -100 miligramos o menos- no ayudó a los adultos mayores que no sufren enfermedades cardiovasculares.

El año pasado, un estudio publicado en The New England Journal of Medicine no halló beneficios en tomar aspirina en el caso de los pacientes de bajo riesgo. Otro reveló que los diabéticos con enfermedad cardiovascular podrían beneficiarse con una baja dosis de aspirina pero que había riesgos de un importante sangrado. El tercer estudio indicó que los adultos con alto peso necesitarían dosis más grandes, lo que sugiere que la cantidad que toma una persona es importante.

Estas conclusiones son válidas para las personas sin un historial de demencia senil, discapacidad física, ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Fuente: Clarín

Dejá tu comentario