ECONOMIA | Trabajadores | inflación | precios

La inflación de los trabajadores se incrementó en enero

El Instituto Estadístico de los Trabajadores concluyó que el aumento en el mes pasado fue del 4%, acumulando un 38% con respecto al mismo período en 2020.

A la espera de que el Indec difunda este jueves el índice de precios al consumidor (IPC) de enero, un centro de estudios privado difundió su medición mensual de la inflación de los trabajadores. De acuerdo al informe, la canasta de consumo de los asalariados formales se incrementó contra diciembre 4% impulsada principalmente por los aumentos en las tarifas de celulares, combustibles, cigarrillos y alimentos y bebidas, el rubro que más golpea a los sectores de menores recursos.

Se trata del estudio que mensualmente realiza el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), impulsado por la UMET y un conjunto de sindicatos. El dato de enero se ubica en línea con las estimaciones privadas para la inflación general que realizaron distintas consultoras y algunas décimas por encima de los números que manejan en distintas dependencias del Gabinete económico.

El 4% de enero, si bien representa una ligera desaceleración respecto al 4,3% que había dado en diciembre la inflación de los trabajadores, se trata del segundo número más alto de los últimos doce meses. A nivel interanual, sí se aceleró: alcanzó el 38%, 2,3 puntos más que en la medición anterior.

Precios: ¿en qué rubros subieron más?

El capítulo que más subió en enero es Comunicaciones (11,5%), debido al ajuste del 15% en telefonía celular, explicó el IET. En segundo lugar, Transporte trepó 5,8%, en un mes en que los pasajes aéreos de cabotaje subieron 32% (por la temporada turística) y en donde además se registraron alzas en los combustibles. En tercer lugar, Otros bienes y servicios aumentaron 5,7%, debido a aumentos del 8,2% en cigarrillos.

El rubro más sensible, Alimentos y bebidas, escaló 3,9% de acuerdo al informe. Algo por debajo de lo que estimaron otras mediciones privadas, como la de LCG,que arrojó un 4,7%.

Inflación.jpg
La inflación de los trabajadores de enero fue analizada por una consultora.

La inflación de los trabajadores de enero fue analizada por una consultora.

El IET remarcó que los frescos volvieron a ser el principal problema, con subas del 11% en las frutas y del 7% en las carnes en promedio. "Dentro de las frutas, sobresalieron las alzas de la pera (13%), banana (7%), naranja (10%), limón (16%), frutilla (20%) y ciruela (20%). En las carnes, destacaron el pollo entero (11%) y la falda (17%)", apuntó el estudio.

Las causas de la aceleración de la inflación de los trabajadores

  • El IET distingue tres grandes razones detrás de la aceleración inflacionaria de los últimos meses.
  • Las reaperturas de actividades que estuvieron cerradas durante el peor momento de la pandemia (por ejemplo, aquellas ligadas al turismo) fueron de la mano con marcados reajustes de precios.
  • El tipo de cambio aceleró el ritmo de depreciación en los últimos meses. Si bien ello ha permitido mantener un dólar competitivo (que está beneficiando a la industria), a la vez está generando mayores presiones inflacionarias.

Los precios internacionales de los commodities, si bien son una buena noticia ya que permiten que el BCRA engrose sus reservas y, por tanto, aleje expectativas de devaluación, están introduciendo una presión adicional sobre los precios, en particular de los alimentos. Debe tenerse en cuenta que el maíz, cuyo precio internacional pasó de 149 dólares la tonelada en agosto a 199 en diciembre (el mayor valor desde 2014) es un insumo fundamental para el engorde de pollo, cerdo y vaca.

En ese sentido, el instituto consideró: "Será difícil que la inflación desacelere significativamente si el ritmo de devaluación se mantiene como el de los últimos meses o si no se implementan mecanismos de desacople de los precios internacionales (que pueden ir desde fideicomisos al interior de las cadenas agroalimentarias como ocurre con el aceite hasta las retenciones y cupos de exportación, o reducción de impuestos internos)".

Es en ese sentido que el Gabinete económico tomó algunas decisiones en el último tiempo. Por caso, en febrero, el Central redujo el ritmo de devaluación diario a un nivel mensualizado en torno al 3% para usar al dólar como ancla de expectativas inflacionarias. Mientras, negocian con el agro mecanismo para extender el acuerdo con el sector aceitero al maíz y al trigo, sin descartar -al menos como amenaza- una suba de las retenciones.

"A su vez, el Acuerdo Económico y Social que busca implementar el gobierno puede ser una oportunidad para anclar expectativas inflacionarias, que en los últimos meses se han disparado producto de la aceleración de precios registrada a partir de septiembre", agregó el IET. Este miércoles se realiza la primera reunión entre funcionarios y sindicalistas en busca de un acuerdo de precios y salarios en torno a la pauta del 29%. El jueves el Gobierno recibirá a empresarios.

FUENTE: Bae Negocios

Dejá tu comentario