ECONOMIA | Trabajadores | mayo | pago

Los trabajadores tuvieron una reducción de salario en mayo

El salario medio de los trabajadores declarado al SIPA en mayo, es el nivel más bajo desde octubre y significó una pérdida de poder adquisitivo de más de 20%.

El cierre en el bimestre abril y mayo de unos 18.500 establecimientos y empleadores declarados al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), y la reducción de la nómina en relación de dependencia en 285.000 trabajadores, derivaron en las cifras publicadas.

Pero, adicionalmente, la crisis provocada por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio que impide a la mayor parte de los trabajadores que residen en el área metropolitana de Buenos Aires (CABA y GBA) trasladarse a través de los medios masivos de transporte, provocó en mayo la disminución del ingreso medio de los empleados en relación de dependencia en unos $3.100 en comparación con el nivel de abril, a $51.560 en valores brutos y $42.800 de bolsillo.

La consulta a expertos laboralistas determinó que esa baja nominal y absoluta en mayo “es el reflejo de la brutal caída de la actividad económica productiva y comercial que provocó la extensión de la cuarentena decretada desde el 20 de marzo”, como lo reflejaron con nitidez los indicadores del Indec de la industria manufacturera y de la construcción, porque muchos empleadores dispusieron suspensiones del personal con el pago del 75% del salario habitual, mientras que la mayoría, por la propia recesión y aislamiento social, bajó al mínimo la intensidad laboral y prescindieron del pago de horas extras.

Muchos empleadores dispusieron suspensiones del personal con el pago del 75% del salario habitual, mientras que la mayoría, por la propia recesión y aislamiento social, bajó al mínimo la intensidad laboral y prescindieron del pago de horas extras

Mientras que en otros casos se hicieron acuerdos “ad hoc” de reducción del pago de haberes, no oficializados por la propia coyuntura y la decisión del Gobierno de prohibir los despidos “sin causa” durante la vigencia del ASPO, como forma de sostener el empleo y la relación ocupacional, pese a que los ingresos por ventas se contrajeron al mínimo soportable.

Se trató del menor salario promedio de bolsillo desde octubre de 2019, y significó, en comparación con una tasa de inflación acumulada en los 7 meses hasta mayo 2020, una disminución del poder de compra de 22%, en línea con la magnitud de la caída de los índices agregados de actividad económica.

Cabe notar que el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), mediante el cual el Estado ayuda a las empresas a pagar parte de los salarios de sus empleados registrados, hasta un máximo equivalente a dos salarios mínimo vital y móvil ($33.750), ya que desde octubre de 2019 se mantiene en $16.875, no altera la liquidación normal del ingreso del asalariado, sino únicamente el valor neto que abona el empleador y el que efectiviza el Estado a través de la acreditación en cuenta bancaria de trabajador declarado para recibir el beneficio.

FUENTE: infobae

Dejá tu comentario