LOCALES | trabajo | chicos | docente

Fundemi, un trabajo dedicado al aprendizaje constante

María Angélica Chávez, directora de "La Escuelita, dialogó en LV12 sobre los apoyos a chicos que conllevan dificultades ligadas a la dislexia: pandemia y labor.

Fundemi, el establecimiento ubicado en Garizio y Lola Mora, de Lastenia, Banda del Río Salí, es la única ONG que trata la dislexia con trabajo por modelo "no sanitarista". Desde Delfín Gallo, Tafí Viejo, Los Chañaritos y San Miguel de Tucumán arriban chicos que no pudieron encontrar su ámbito en la "escuela convencional".

En LV12 Radio Independencia hizo hincapié su docente y directora, María Angélica Chávez, sobre las condiciones de trabajo en pandemia y un retorno a clases presenciales llevado adelante meses atrás. Cómo lo hicieron: con barbijo, sanitización de manos y suelas de zapatos, aulas ventiladas y grupos de cinco alumnos, y dos por mesón.

Fueron 45 chicos con problemas de aprendizaje, concretamente dislexia, los que pudieron disfrutar de clases presenciales, amparados en la necesidad del contacto con quienes se especializan en el aprendizaje de los más impedidos: "es todo un desafío para todos los docentes. Esto de entrar a un mundo virtual fue un desafío muy amplio para los docentes, para los papás", sostuvo Chávez.

Fundemi es una fundación sostenida a pulmón por un equipo multidisciplinar dedicado a enseñar a los niños a aprender, a ayudar a los padres a acompañar y, en breve, a capacitar a otros docentes

"Nosotros utilizamos muchas estrategias, lo que se tiene como herramienta en casa es lo que ellos han aprendido. Tenían una doble tarea: comprender lo que el docente quería y necesitaba que llegue, y también tratar de estar al nivel de ellos para poder enseñarles a sus hijos", agregó la docente por el trabajo en "La Escuelita", como le llaman sus integrantes.

María Angélica es autora del sistema EMI Estrategias Metodológicas Inclusivas, que ha condensado en un libro. Su proyecto se creó y fue probado varios años en la escuela N° 330 de Los Ralos, donde era directora. Su experiencia para ayudar a chicos con dislexia y Dificultades Específicas del Aprendizaje (DEA) mereció un premio de la fundación La Nación.

Con respecto a un contexto general, Chávez explicó: "entre el 10 y el 12 por ciento de los alumnos poseen una dificultad específica de aprendizaje, entre las cuales está la dislexia. Ahora hay muchos con dificultades específicas de aprendizaje por el hecho de la virtualidad. Necesitan de lo emocional, de la empatía que tienen los maestros con ellos en el aula, dentro de esto venimos hace 14 años trabajando, en 2014 ganamos el primer premio nacional con la única experiencia innovadora del país".

María Angélica indica que la ley nacional N° 27.306 de dislexia y DEA exige a las escuelas que hagan las adaptaciones necesarias para facilitar el aprendizaje de niños con esas problemáticas. Pero la ley no se cumple, denuncia la docente. La norma ordena dar prioridad a la oralidad, tanto en la enseñanza de contenidos como en las evaluaciones, otorgar más tiempo para tareas y evaluaciones, evitar las exposiciones en voz alta frente a los demás compañeros y los copiados extensos y ajustar los procesos de evaluación a las singularidades de cada alumno.

La docente propone la urgente puesta en práctica de un paradigma pedagógico de trabajo que evite el fracaso escolar de tantos chicos con dislexia. “Para ayudarlos -proponedocentes y padres tenemos que aprender a mirarlos para darnos cuenta de sus necesidades y proporcionarles las estrategias que les permitan ser libres y no estigmatizarlos con una adaptación curricular ni con un rótulo de 'este un chico con tal o cual problema".

FUENTE: Con información de La Gaceta

Dejá tu comentario