ARTE Y CULTURA |

Un argentino pagó u$s 35.000.000 por una obra de Frida Kahlo

El empresario fundador del Malba compró el autorretrato "Diego y yo" en una subasta en Sotheby's. Se convirtió en la obra de arte latinoamericano más cara.

Eduardo Costantini pagó 34.883.000 de dólares por un autorretrato de Frida Kahlo (1907 - 1954) en una subasta realizada anoche en la casa Sotheby's. La cifra marcó un récord: se trata de la obra de arte latinoamericano más cara en la actualidad.

El cuadro, titulado Diego y yo, fue pintado en 1949 y es considerado uno de los últimos y más importantes autorretratos de la artista.

La noticia sacudió al mundo del arte argentino que recibió en sus celulares cerca de la medianoche la sorpresa. Sucede que las casas de subastas rara vez dan a conocer casi en forma inmediata quiénes están detrás de las compras.

El nombre de Eduardo Costantini como el nuevo dueño de la obra de Frida Kahlo fue revelado por Sotheby's anoche a través de sus redes sociales.

"´Diego y yo' de Frida Kahlo fue adquirida por la Colección Eduardo F. Costantini, un coleccionista de renombre con un compromiso de larga data en apoyar el arte y los artista latinoamericanos, y fundador de Malba, Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires", publicó Sotheby's.

https://twitter.com/Sothebys/status/1460797248699355139

Costantini es dueño ya de otro autorretrato de Frida Kahlo. Autorretrato con chango y loro de 1942 fue adquirido también en una subasta en 1995 por el cual pagó u$s 3.200.000. El cuadro forma parte hoy de la exposición permanente del Malba.

Diego y yo fue adquirida directamente a la artista a fines de los '40 por Sam Williams y Florence Arquine, a quienes les fue dedicada en el reverso del lienzo con la inscripción "Para Florence y Sam con el amor de Frida. Junio, 1949".

La obra tuvo varios dueños hasta 1995, cuando pasó a formar parte de una colección privada de Nueva York hasta el día de hoy.

El autorretrato fue un género recurrente en la producción artística de Frida. Las motivaciones primeras para volcarse a este formato pueden rastrearse en el oficio de su padre, un fotógrafo, y a una joven Frida que observaba a los clientes posar para la cámara. Según informó Sotheby's un tercio de los trabajos de la artista son autorretratos.

Frida Kahlo y Diego Rivera se han convertido en una de las parejas icónicas en la historia del arte. Juntos compartieron el momento de mayor esplendor de la pintura mexicana y la militancia política en las filas de la izquierda.

FUENTE: El Cronista

Dejá tu comentario