'Van logrando todo lo que se proponen a un ritmo diferente'

Lourdes Medici dijo que a las personas con Síndrome de Down "les cuesta más, pero van llegando". "Dan mucho más de lo que reciben", agregó. Destacó la importancia del empuje familiar y dijo que la mirada de la sociedad ha cambiado.

En el Día Mundial del Síndrome de Down no dejemos a nadie atrás. El síndrome de Down es una combinación cromosómica natural que siempre ha formado parte de la condición humana, existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud. El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, así como la investigación adecuada, son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona. 

Lourdes Médici, mamá y miembro de la Fundación Down Is Up, contó su experiencia y cómo vive el día a día con su hijo y con las familias que se unieron a esta asociación civil.  

"Somos un grupo de familias unidos por una realidad cómun que nos juntamos desde el año 2003 hasta que le dimos un marco legal como asociación civil donde los chicos tienen talleres y  forman su grupo de pertencia", comentó la mamá de Joaquín. 

Explicó que "el síndrome de Down es una condición genética que se produce en el momento de la concepción. Ya se sabe que no existen grados, sino que todo está dado por la estimulación, la aceptación ante todo de la familia y la sociedad, y está demostrado que ellos van logrando y logran todo lo que se propopnen a un ritmo diferente, les cuesta más, pero van llegando, así que eso nos alienta para que se sigan abriendo puertas y tengan más oportunidades", expresó. 

La imagen puede contener: texto

Lourdes afirmó que los chicos con esta condición tienen un potencial enorme, que debe ser advertido primero por la familia, para luego cambiar la mirada en la sociedad. 

"Mi hijo cumplió 18 años y egresó de una escuela común y siempre soñó con ir a la universidad. Gracias a Dios ahora en la UNT está el proyecto donde hay una carrera de formación laboral que dura 2 años, entonces hasta en eso ven concretado sus sueños. Ven que pueden llegar y el día de mañana tener un trabajo, que no están por estar, sino que tengan una capacidad para el lugar que ocupan y que estén preparados para eso", relató. 

En este sentido, llamó a las familias a que aprendan a ver a sus hijos porque tienen un potencial impresionante y dan mucho más de lo que reciben. "Hoy sentimos que cada niño que nace con esta condición es una verdadera bendición para la familia", manifestó. 

No hay descripción de la foto disponible.


Aconsejó también que "los padres no tienen que tener miedo porque el bebé con síndrome de Down es igual a cualquier bebé y puede lograr todo lo que se proponga a un ritmo diferente". 

Dejó en claro que se necesita la ayuda de otros profesionales, pero lo principal sigue siendo la aceptación de la familia que es la base de todo, sino no sirve y no lo asimilan. 

Lourdes remarcó que "hay que levantar la autoestima para que ellos sientan que pueden. La manera en que la familia vea a su hijo es la forma en que el resto lo va a ver, entonces cambiemos la mirada al Síndrome de Down desde la casa", insistió. 

También, consideró importante luchar por la inclusión en la escuela común porque lo que ellos asimilan de sus compañeros es lo que más los ayuda, sostuvo. 

"Antes vivíamos en el no mires, no toques por temor a incomodar. Nosotros somos de la idea: miralo, tocalo, abrazalo para entender que todos somos diferentes, y a la vez nos complementamos porque el mundo es de todos", concluyó.

La imagen puede contener: 6 personas, personas sonriendo, interior

Dejá tu comentario