POLICIALES | Acevedo | Atlético |

Prisión preventiva para "Jazo" Acevedo por generar disturbios en Atlético

El Ministerio Público Fiscal le imputó al hincha los delitos de resistencia a la autoridad y amenazas, en perjuicio del encargado del operativo de seguridad.

En el día de ayer, miércoles 29 de mayo, se llevó a cabo una audiencia con el objetivo de legalizar la aprehensión, formular cargos y pedir medidas de coerción en contra de Jorge Javier “Jazo” Acevedo (42), conocido referente de la barrabrava del Club Atlético Tucumán. Se lo acusa de haber ingresado a la zona de vestuarios tras el empate 1-1 con Platense del último lunes a la noche, gritando e insultando al plantel “decano”. Cuando el encargado del operativo le solicitó que se retire del lugar, el imputado se resistió, lo amenazó de muerte y hasta sacó un cuchillo.

Por el MPF interviene en el caso la Unidad Fiscal Criminal, dirigida por María del Carmen Reuter. Siguiendo sus expresas instrucciones, en esta ocasión actuó la auxiliar de fiscal, Luciana Papa, que relató detalladamente el hecho endilgado (ver aparte), enumeró las evidencias recolectadas hasta el momento y le atribuyó a “Jazo” ser presunto autor de los delitos de resistencia a la autoridad y amenazas, en concurso real.

“Tiene un patrón de conducta delictiva”

A continuación, Papa reclamó que se imponga la prisión preventiva por el término de 20 días, ya que consideró que “surgen claros indicios que hacen presumir que el señor Acevedo no se someterá al proceso y obstaculizará la investigación”.

“Se encuentra acreditada la existencia de elementos de convicción para sostener que el hecho existió, que el delito se cometió y que nos lleva a considerar razonablemente que el imputado es el autor”, aseguró la investigadora.

Desde la Fiscalía también hicieron referencia a los antecedentes de condena con los que cuenta “Jazo”, entre ellos dos por tentativa de homicidio, que terminaron siendo unificadas por una pena única de 11 años y un mes de prisión, que se cumplió el 3 de mayo de este año. “Es decir que este hecho ocurrió 23 días después de haber cumplido la pena por la cual había sido condenado y sin perjuicio de ello volvió a cometer un nuevo ilícito. Por ello entendemos que resulta manifiesto que el señor tiene un patrón de conducta delictiva”, sostuvo la auxiliar de fiscal.

En su resolución, el juez aceptó la preventiva, pero por el plazo de 17 días y ordenó el alojamiento de Acevedo en la unidad penitenciaria.

El hecho

Ocurrió el pasado lunes 27 de mayo, aproximadamente a las 23:30 horas, en las instalaciones del estadio del Club Atlético Tucumán, finalizado el encuentro entre el equipo local y Platense. Mientras personal policial contratado por el club para la seguridad interna realizaba el vallado en zona de vestuarios, fue que el oficial a cargo de ese operativo observó que “Jazo” Acevedo, aprovechando que se abrió el portón de calle 25 de Mayo para que salga el auto que trasladaba a los árbitros, ingresó junto a otras dos personas no identificadas y se dirigió directamente a los vestuarios mientras insultaba y gritaba a los jugadores.

El oficial se le acercó y amablemente le pidió que se retire, pero Acevedo le empezó a gritar "¡esta es mi casa, vos me conocés hace años!", por lo que la víctima, secundada por dos efectivos, le pidió nuevamente que salga del estadio orientándolo hacia el mismo portón por el que había entrado. Una vez afuera del estadio, desde la vereda “Jazo” le gritó: "¡te voy a matar a vos y a toda tu familia, y te lo voy a matar hasta al perro!".

A los fines de garantizar la seguridad del lugar, el encargado del operativo junto a sus compañeros lo sacaron del estadio e intentaron acompañarlo hasta la intersección de 25 de Mayo y Chile. En ese momento, el barrabrava sacó un cuchillo y la víctima trató de reducirlo, a lo que Acevedo prestó resistencia, iniciándose un forcejeo y ambos cayeron al piso. Los otros dos efectivos tuvieron que intervenir para socorrer a su compañero y reducir a “Jazo”. Luego lo reingresaron al estadio para aguardar que llegue un móvil policial, donde continuó prestando resistencia.

Dejá tu comentario