POLICIALES | Ana Picone | guardiacárcel |

Caso Ana Picone: condenan al guardiacárcel a tres años de prisión condicional

Gerardo David Bazán fue condenado a tres años de prisión condicional por el delito de instigación al suicidio en perjuicio de su pareja, Ana Picone.

Por el caso Ana Picone condenaron al guardiacárcel por el delito de instigación al suicidio. Se probó la teoría del caso expuesta por la Unidad Fiscal de Homicidios I del MPF. “Es un mensaje de concientización este fallo porque queremos decir basta a la violencia de género”, expresó el fiscal Ignacio López Bustos.

Este lunes 26 de febrero y luego de tres semanas de debate (con 29 testigos), el juez Alejandro Valeros condenó a Gerardo David Bazán a tres años de prisión condicional por el delito de instigación al suicidio en perjuicio de su pareja, Ana Picone. De esta manera, el magistrado hizo lugar a la teoría del caso expuesta por la Unidad Fiscal de Homicidios I del MPF, que conduce Ignacio López Bustos, quien estuvo acompañado por los investigadores, Ricardo Ybañez y Juan Manuel Vilardi a lo largo de estas jornadas. En su alegato de clausura, el pasado viernes, la Fiscalía había solicitado cuatro años de cumplimiento efectivo (máximo que establece el Código Penal). En su resolutiva, el juez acreditó el contexto de violencia de género que llevó a que Ana Picone se quitara la vida. Finalmente, se otorgaron medidas de coerción de menor intensidad por el término de tres meses hasta tanto quede firme la sentencia. Por su parte, la defensa hizo reserva de impugnar lo resuelto por el tribunal unipersonal.

image.png

Palabras del Fiscal

Luego de la condena, el fiscal Ignacio López Bustos dijo: "No vamos a utilizar la palabra contentos pero sí satisfechos por la decisión que ha tomado el juez de poder dar respuesta tanto a la sociedad como a la familia teniendo en cuenta todo lo que han transitado y sufrido con semejante pérdida y en las condiciones en la que ha se produjo. Queremos valorar la decisión del magistrado porque hablamos de un juicio inédito donde muy pocas veces se ve en el país y obtener esta condena es muy satisfactorio para los que bregamos por una sociedad más igualitaria. Se dice en este ambiente que es un delito muy difícil de probar pero hemos reunido las pericias psicológicas y se avanzó mucho en los testimonios que fueron muy difíciles de reunir por el temor que tenían los testigos (por la calidad policial que reviste el condenado). Es un paso más y un mensaje de concientización este fallo para decir basta a la violencia de género”.

image.png

Lo dichos de la mamá y del condenado

Previo a la sentencia, la mamá de la víctima, Cristina Ruiz, pidió Justicia y Empatía. “Desde ese día estoy sin mi hija, sin mi compañera. Le hizo mucho daño psicológico. Pido Justicia y Empatía para que mi hija descanse en paz porque no se merecía lo que sufrió. Pido Justicia para mi Ani”, expresó. Por su parte, Bazán manifestó: “Se está hablando que había mensajes y peleas. Pero ese era el diálogo que utilizábamos y jamás tuve intención. Lejos de mí estaba que se quitara la vida. Quiero que quede en claro que tengo un solo santo, que es Jesucristo (por los chats que hacían alusión a que había entregado el alma al Diablo)”.

El alegato de clausura

En su alegato de cierre, realizado al pasado viernes, el Fiscal había solicitado el cumplimiento efectivo. “Cumplió con las promesas que hizo. Instigó a Ana con sus mensajes por lo que cumplió con su plan delictivo lo que surgió de los testimonios expuestos que aducen al control constante que llevaba sobre ella. Lo cual fue respaldado por la prueba científica. Hubo una persecución constante. Basta con leer las conclusiones de la autopsia psicológica. Previo al hecho, el 26 de abril de 2022, Ana envía un mensaje de voz donde dice: No es vida. Por lo que se venía advirtiendo el fatal desenlace. Lo venía alimentando. Impactaban en su psiquis. Vamos a solicitar se imponga el máximo de la pena por la violencia ejercida donde él era jerárquicamente superior, manejaba un arma de fuego y pertenece a la fuerza de seguridad. Podemos decir que fue hostigada para que se quite la vida”, señaló el representante del MPF. En tanto, el auxiliar de fiscal Ybañez se refirió a la violencia física, simbólica y psicológica. “El prisma de violencia se manifestó en el control y el aislamiento a la que la sometió (actos de intimidación)”, detalló.

image.png

La teoría del caso

Según la teoría del caso, el imputado mantuvo durante más de tres años una relación de pareja con la víctima, vínculo que estuvo signado por la desigualdad de poder, donde él ejercía violencia física y psíquica en contra de ella, afectando gravemente la libertad, dignidad, integridad física, psicológica, económica y seguridad tanto en ámbitos familiares, sociales, como laborales, reiterando constantemente estas humillaciones y limitando seriamente su ámbito de autodeterminación.

Con este accionar sistemático, el acusado instigó y persuadió intencionalmente a la víctima para que el 17 de junio del 2022, a las 21:00 horas aproximadamente, cuando estaba en su casa ubicada en el barrio Acceso Este de El Colmenar, donde convivía con el efectivo policial, se disparara en la cabeza con intenciones de quitarse la vida utilizando el arma reglamentaria asignada al acusado. La mujer fue trasladada por personal del 107 al Hospital Padilla, donde ingresó sin vida.

Dejá tu comentario