NACIONALES | boliche | Fernando Báez Sosa | testimonios

El jefe de seguridad del boliche: "Jamás vi tanta saña"

En su testimonio, Alejandro "Chiqui" Muñoz , jefe de seguridad del boliche la noche que mataron a Fernando Báez Sosa, complicó a Matías Benicelli y a Thomsen.

La defensa le pidió al jefe de seguridad del boliche Le Brique, Alejandro “Chiqui” Muñoz, que dibuje en un plano por dónde sacó a ambos grupos. También le consultó si había personal de seguridad a cargo afuera del boliche, pero el testigo le explicó que los dejó con la Infantería de la Policía Bonaerense y que los oficiales les dijeron que se fueran.

En el momento crucial de su testimonio, Muñoz se quebró: “Hace veinte años que trabajo de esto y jamás vi tanta saña. Todo patada, patada, patada”.

Se proyectaron dos videos durante el testimonio de Muñoz y el testigo refirió que a los imputados los sacaron por Avenida Buenos Aires, y que a Fernando Báez Sosa y sus amigos, por la entrada principal, sobre la Avenida 3. Dijo que es parte del “protocolo”. “Yo siempre les digo que se vayan a su casa, pero acá hubo una diferencia: unos salieron violentos, otros no”.

image.png

“Después de ese hecho estuve cuatro días sin dormir. En la calle veía que la gente me miraba como si yo fuera uno de los culpables”, refirió Muñoz y, luego de responderle al Ministerio Público Fiscal que mide 2,03 metros y que pesa 150 kilos; Fernando Burlando tomó la posta y soltó: “Y, así y todo, le costó sacar a Thomsen. ¿Cuánto cree que pesaba?”

-Muñoz: 90 kilos, estimo.

Luego, se retiró de la sala y, al salir, se abrazó con Graciela Sosa: lloraron los dos.

FUENTE: infobae

Dejá tu comentario