INTERNACIONALES | Bolivia | Argentina | municiones

Bolivia mostró las municiones encontradas y denunció "tráfico ilegal"

Bolivia mostró el material bélico que envió el gobierno de Macri para apoyar el golpe de Estado y denunció el "tráfico ilícito de municiones".

El ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Eduardo del Castillo, exhibió las municiones encontradas en los depósitos de la policía que corresponderían al envío de material represivo por parte de Argentina durante el gobierno de Mauricio Macri cuando se consolidó el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales y confirmó que se trata de "tráfico ilícito de municiones", un crimen penado con 30 años de prisión en ese país.

Informó, además, que en noviembre de 2019 "ingresaron desde la Argentina armas de manera ilegal, sin registros" a Bolivia, y comunicó que ya "se encontraron 26.900 balas antitumulto 12/70 en un depósito de la Policía" que son parte de las 70.000 balas de gomas que la Gendarmería argentina pidió sacar del país con el argumento de defender la embajada argentina en el Estado Plurinacional.

En ese contexto, precisó: "En el Hércules c130 argentino venía munición y armamento autorizado por el pueblo boliviano que cumplía con todos los mecanismos solicitados, no obstante llegaron otras municiones que no fueron ni solicitadas y mucho menos autorizadas".

https://twitter.com/EDelCastilloDC/status/1417117646093488134

Imágenes detalladas mostraron el material exhibido, proveniente de Buenos Aires. Se trata de numerosos elementos y municiones antidisturbios y otros que ingresaron a territorio boliviano de forma irregular en 2019, tras la forzada salida del gobierno del entonces presidente Morales. También se detallaron documentos y correspondencia entre la embajada argentina y las fuerzas de seguridad bolivianas emitidas durante la crisis política y la represión con decenas de muertos, que atravesó Bolivia a fines de 2019.

El material fue trasladado a las 7 de la mañana del 13 de noviembre de 2019 a la Embajada argentina en Bolivia para que, una vez allí, "personal uniformado de Argentina realizaran la entrega a la policía boliviana".

"Estos efectivos recibieron, sin ningún tipo de documentación, cajas de municiones, de proyectiles de granadas para la policía boliviana. Gran parte también fue entregada a la fuerza aérea de Bolivia y hay un faltante que aún se encuentra en investigación y que vamos a determinar si fueron utilizados en la masacre de Sacaba y Senkata", completó Del Castillo en el marco de la conferencia de prensa en la que también estuvieron el Jefe de la Policía, Johnny Aguilera, y el embajador Ariel Basteiro.

image.png

"Lo que ha cometido el comandante general de la Fuerza Aérea boliviana, Jorge Gonzalo Terceros, el General Jury Calderón y el embajador de Argentina en Bolivia del Gobierno de Macri, es trafico ilícito de armas y esto está penado en nuestro país con 30 años de presidio sin derecho a indulto", destalló hoy el ministro.

"El tráfico de armas está penado en Bolivia con 30 años de prisión. Quiero hacer hincapié en el tema de Argentina. En bodegas de la policía boliviana se encontró material. Una parte fue enviado legalmente y otra parte se hizo de manera ilegal y lo estamos investigando", enfatizó Del Castillo.

“Los bolsos decían guantes, pero adentro había municiones”, señaló Del Castillo y mostró fotos del material hallado. "Llegaron otras municiones, otros proyectiles que no fueron solicitados ni mucho menos aprobados por las autoridades locales. Este material fue trasladado en la residencia del gobierno de Bolivia. Se le hace entrega de este cargamento ahí. Estos efectivos reciben cajas de municiones, proyectiles y granadas para la policía boliviana. Gran parte fue entregada a la Fuerza Aérea sin ningún tipo de documentación. Hay un faltante que vamos a investigar si fue utilizado en las masacres de nuestro país", añadió.

"Continuaremos con las investigaciones para saber qué sucedió con el faltante que ingresó de manera ilegal", completó.

Plan continental de represión

Por otra parte, el ministro denunció que existió "un plan continental para reprimir al pueblo boliviano" a través del pedido de apoyo de material bélico a Argentina y Ecuador que podía anticiparse desde el 24 de julio del 2019 cuando el Gobierno del expresidente Donald Trump habló "de un supuesto fraude electoral sin prueba alguna".

"Esto le demostró a la comunidad internacional y al pueblo boliviano que ya se tenía un manual para un presunto golpe de Estado en nuestro país", dijo.

Dejá tu comentario