INTERNACIONALES | Bolivia | Evo Morales |

Fiscalía allanó la casa en la que Evo mantenía reuniones

Las autoridades llevaron a cabo el registro gracias a la colaboración de los vecinos. De la vivienda, ubicada en el barrio paceño de Achumi, se han sustraído varios documentos y dos ordenadores. El ex presidente calificó el allanamiento "como una muestra del abuso con que actúan" las fuerzas policiales.

La Fiscalía de Bolivia ha registrado este martes una vivienda en la capital en la que se sospecha que el ex presidente Evo Morales habría celebrado reuniones con su círculo de confianza las semanas previas a su dimisión y posterior marcha a México.

Las autoridades han llevado a cabo el registro del piso, situado en el barrio paceño de Achumi, del que se han sustraído varios documentos y dos ordenadores, además de realizarse un inventario de los enseres y objetos que allí había.

“Dentro de lo que se ha podido encontrar hay documentación, un ordenador y un portátil. Todo ello va a ser cotejado adecuadamente”, ha informado el fiscal Rudy Terrazas, en el marco de la investigación que hay levantada contra Morales por los supuestos delitos de terrorismo y sedición.

La Fiscalía ha explicado que el hallazgo de “la casa de Evo Morales”, en la que se encontró “ropa de él”, fotografías y distinciones con su nombre, se ha producido gracias a la colaboración de los vecinos, tal y como ha contado el periódico boliviano ‘La Razón’.

Según Terraza, el inmueble, que en el momento de ser registrado estaba vacío, ha servido para que Morales y su círculo de colaboradores más cercano mantuvieran reuniones.

“Este inmueble va a quedar precintado y se investigara quién es el dueño del mismo”, ha explicado Terrazas.

El ex presidente publicó un video de su residencia y calificó el allanamiento “como una muestra del abuso con que actúan" las fuerzas policiales.

Evo Morales Ayma on Twitter

Morales dimitió el pasado 10 de noviembre después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) hablara de “irregularidades” en las elecciones presidenciales del 20 de octubre, cuyos resultados oficiales le concedían un cuarto mandato al dirigente boliviano.

Dos días después llegó a México, donde se encuentra en calidad de asilado político. El antiguo inquilino del Palacio Quemado denuncia que ha sido víctima de un “golpe de Estado” y, en consecuencia, no reconoce a la autoproclamada presidenta interina, Jeanine Áñez.

Más de 30 personas han muerto y cientos han resultado heridas a causa de los enfrentamientos entre simpatizantes de Morales con las fuerzas de seguridad y otros sectores. En las últimas semanas la situación se ha calmado, aunque sigue habiendo protestas.

FUENTE: infobae.com

Dejá tu comentario