ACTUALIDAD | Capital Federal | Policía |

Nene de seis años cayó de un primer piso y fue rescatado en el aire

Walter Moreno, policía de la Ciudad de Buenos Aires, llegó a tiempo para salvar a Benicio. Corrió y le salvó la vida: "el instinto de padre fue mayor", dijo en LV12.

08,15 - fernando pazos - walter moreno - policia.mp3

Walter Moreno, policía tucumano

El mediodía del domingo quedará grabado para siempre en la memoria de Walter Moreno. El policía oriundo de Tucumán, que se desempeña desde hace cinco años para el cuerpo de Capital Federal, le salvó la vida a un nene de seis años, que cayó desde el primer piso de un edificio del barrio porteño de San Cristobal.

En diálogo por LV12, el protagonista relató cronológicamente los hechos y transmitió las sensaciones del caso: "íbamos recorriendo en un móvil, habíamos ido a un desplazamiento por una persona que se encontraba caída a unas seis cuadras. Cuando llegamos al lugar, la persona no estaba. Seguimos por prevención y cuando llegamos a la avenida Independencia, vimos que se paró el tránsito y la gente empezó a gritar el pedido de auxilio y que llamen a los Bomberos".

Cuando veo al nene que estaba en el balcón a punto de caer, le digo a mi compañero: "el nene". "Tirate, tirate, tirate", me grita. En ese momento desciendo del patrullero, salgo corriendo sin saber qué iba a hacer. Veo en ese momento que empieza a caerse, gracias a Dios llego justo en el momento que iba cayendo a atraparlo en el aire Cuando veo al nene que estaba en el balcón a punto de caer, le digo a mi compañero: "el nene". "Tirate, tirate, tirate", me grita. En ese momento desciendo del patrullero, salgo corriendo sin saber qué iba a hacer. Veo en ese momento que empieza a caerse, gracias a Dios llego justo en el momento que iba cayendo a atraparlo en el aire

"Lo primero que sentí fue alivio, de poder haber llegado a atraparlo y ver que esté bien. Yo no sufrí daños y él por suerte tampoco. Tenía un pequeño raspón muy superficial pero nada que revista gravedad. De acuerdo al protocolo, llamamos al Same (servicio de emergencias), verificamos que esté bien él y la madre, que tenía un estado nervioso", continuó Moreno en su relato, quien tiene aún a sus familiares en El Manantial y Tafí Viejo.

En cuanto a la técnica que realizó para la sujeción, explicó: "lo detengo con los brazos, tratando de abrazarlo y acompañando el movimiento hacia abajo, tratando de bajar un poco el cuerpo para que no sea algo brusco y te termine lastimando". Sólo un raspón superficial fue el saldo para el menor de seis años.

"Uno lo hace por instinto, fue la intervención de Dios la que hizo que todo termine de la mejor manera", prosiguió el progenitor de dos nenes, qué sentenció al cierre: "en ese momento el instinto de padre y de persona fue mayor, lo que me hizo sacar fuerzas para que todo haya salido bien".

Dejá tu comentario