INTERNACIONALES | China | Apple | trabajadores

En China huyen de la fábrica de iPhone más grande del mundo

En un insólito hecho, un grupo de empleados abandonan a la carrera y saltando vallas de la planta de Apple en Zhengzhou para evitar una cuarentena forzosa.

Llevaban dos semanas presos de la producción bautizada en China como "circuito cerrado". De los dormitorios apiñados donde los trabajadores, la mayoría migrantes de áreas rurales, viven y comen, a la fábrica. Y la misma ruta a la inversa. Así un día tras otro, sin interacción con el mundo exterior ni la posibilidad de poner un pie fuera de la burbuja bajo amenaza de confinamiento.

Los rumores que se esparcían apuntaban a que los iban a llevar a todos a mega centros de cuarentena. Luego había otros más surrealistas que apostaban porque el ejército chino los usaría como experimento para dejar que el virus se extendiera y ver cuántos morían.

Muchos trabajadores de la fábrica de iPhone más grande del mundo se tragaron ambos rumores. Ni siquiera se sabía con seguridad si había algún positivo confirmado por Covid en una planta con cerca de 300.000 empleados en Zhengzhou, en el centro de China. Pero muchos no aguantaron la presión y el cúmulo de rumores. Entonces comenzó la huida.

https://twitter.com/davegreenidge57/status/1587394562108055553

Durante el fin de semana, por las redes sociales patrias se han movido decenas de vídeos en los que se ve a los trabajadores de Foxconn, que administra la mayor fábrica de ensamblaje de iPhone de Apple, escapando a la carrera de las instalaciones y saltando las vallas del recinto. "Nos tienen retenidos como a delincuentes y en condiciones infrahumanas. Yo no pienso volver a la fábrica, me vuelvo a mi casa", decía una mujer en uno de los videos.

https://twitter.com/Josegarzonvelez/status/1587397522737307648

Durante el día, muchos caminaban por los campos, para luego salir por la noche a ver si algún buen samaritano los recogía en la carretera. Algunos tuvieron suerte. Hubo camioneros que se llevaron a muchos autostopistas. Con lo que no contaban era que las autoridades acabarían encontrando a los pasajeros y encerrándolos a ellos y a los voluntarios conductores en cuarentena.

Zhengzhou, capital de la provincia de Henan y hogar de más de 10 millones de residentes, reportó la semana menos de dos centenares de nuevas infecciones. Cifra suficientemente alarmante para las autoridades locales que, siguiendo la directriz extrema política nacional de Covid cero, comenzaron a cerrar barrios, bloquear el transporte público, hacer pruebas PCR masivas y meter a los trabajadores de la zona industrial en un circuito cerrado entre sus dormitorios y las fábricas para no detener la producción, lección aprendida de anteriores brotes.

FUENTE: El Mundo

Dejá tu comentario