POLICIALES | Concepción | cuarentena | Estado

Incidentes en el penal se habrían originado por el mal estado de la comida

Letrados advierten que la situación en la cárcel de Concepción es crítica por el nivel de nerviosismo de los internos. Se toman medidas para evitar contagios.

El lunes pasado, en la cárcel de Concepción, hubo incidentes en el segundo piso del edificio. Internos quemaron un colchón e hirieron a dos guardiacárceles. Según trascendió el reclamo se habría originado por el mal estado de la comida que sirvieron al mediodía.

La jueza de Ejecución de Sentencias Alicia Merched, dijo en La Gaceta que “la situación en el penal es crítica por el nivel de nerviosismo de los internos”.

El subsecretario de Servicios Penitenciario Juan Zaracho explicó que por los incidentes personal de sanidad y los mismos internos acordaron no comer la ración del mediodía porque estaba en mal estado. "Se buscó entonces sustituirla, pero por las complicaciones que genera la cuarentena se demoró más de lo normal. Por la tarde se les entregó una doble porción de pizza a cada uno”, agregó.

José Olea, periodista en Concepción, contó en LV 12 que circularon muchas versiones de los incidentes. "No se escapó ningún preso como se decía. Si hubo heridos que fueron atendidos en el momento", detalló. Así mismo explicó que policías que recorrían las calles para controlar la cuarentena intervinieron en el iniciativo.

“En estos tiempos de crisis, en las diferentes reuniones que tuvimos con todos los engranajes del sistema, se decidió que debíamos ser cuidadosos con la conducta de los internos. Y la comida era uno de los temas a cuidar. Por la cuarentena, ellos no reciben los víveres que normalmente les pueden llevar los familiares. Lamentablemente hubo un problema”, comentó Zaracho respecto a lo sucedido en Concepción.

Medidas ante el coronavirus

Merched reconoció que la situación en el penal de Concepción no es sencilla. "Desde hace una semana que están prohibidas las visitas de familiares y se han cortado las salidas transitorias y los permisos especiales. A eso también hay que agregarle que muchos internos están sufriendo el síndrome de abstinencia porque no consiguen drogas que ingresan al penal”, comentó.

“Se tiene que evitar a toda costa que el virus ingrese a la unidad. Sería catastrófico si ello ocurre”, comentó. En ese sentido ordenó el arresto domiciliario de por lo menos cinco internos por ser personas de riesgo. “Fueron trasladados hasta sus casas con vigilancia las 24 horas”, agregó.

En tanto, decidió otorgarle la libertad anticipada a los reos que les quedaban semanas de condena para cumplir. “Se trata de internos que ya estaban gozando de salidas transitorias y en realidad lo que se hizo fue adelantar el proceso, porque ya teníamos listos todos los informes para hacerlo en los próximos días”, informó.

Zaracho confirmó que en el penal de Villa Urquiza se separó en un unidad especial a los detenidos mayores de 60 años, los que están infectados con HIV y los tuberculosos que están totalmente aislados del resto de la población. “Los guardias están obligados a cumplir con ciertas medidas de seguridad sanitarias con las que se pretende evitar la propagación del virus. También se preparó una sala especial con 10 camas para atender posibles casos”, adelantó. Y espera que el juez de Ejecución de Sentencias Roberto Guyot resuelva los planteos de libertad anticipada que se le presentaron.

Dejá tu comentario