NACIONALES | CONICET | frutas |

CONICET: desarrollaron un bioproducto que protege frutas y verduras

Leandro Sánchez, investigador del CONICET, dialogó con LV12 sobre el bíoproducto que protege frutas y verduras de la amenaza de patógenos.

Según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), cerca de un tercio de la producción de alimentos a nivel mundial se desecha o desperdicia. Esta situación es aún más crítica si se toma en cuenta lo que sucede con frutas y verduras frescas, donde entre un 40 y un 50 por ciento del total producido se descarta y termina en la basura.

image.png

Leandro Sánchez, junto a otros especialistas, se propusieron desarrollar una alternativa natural y sustentable para proteger frutas y verduras en la etapa postcosecha.

En este contexto, LV12 se comunicó con Leandro Sánchez, investigador del CONICET en la Planta Piloto de Procesos Industriales Microbiológicos (PROIMI, CONICET) para desarrollar el tema.

Nat4Bio,una empresa de base tecnológica (EBT) tucumana, que hoy cuenta con inversión de capital y emplea profesionales del sector privado.

En el inicio de la charla explicó que esta alternativa propone productos biológicos y que no vienen de síntesis químicas.

El contar como se realiza el producto indicó que "lo fabricamos a través de fermentación microbiana, usamos hongos y bacterias que producen un polímero que nosotros purificamos, después lo usamos para aplicar en moléculas antifúngicas, que los microorganismos usan para matar hongos y termina en una acumulación química que es biológica y viene a reemplazar a los pesticidas químicos".

El producto una vez listo es utilizado post cosecha y es comestible.

"Lo único que hace es cubrir las heridas que puede tener la fruta entonces ahí evita que entren algunos patógenos y a su vez regula la transpiración de la fruta", comentó Leandro Sánchez.

Embed - Dr Leandro Sánchez

El investigador mencionó que ya en la provincia hay varias citrícolas que están probando el producto.

FUENTE: Con información de CONICET

Temas

Dejá tu comentario