NACIONALES | Covid-19 | casos | medidas

Covid-19: Qué dicen los expertos sobre la curva de contagios

La flexibilización de las medidas de cuidado por la pandemia provocó en países de Europa Occidental y Asia el incremento de casos de Covid-19 e internaciones.

Ómicron fue detectada en noviembre del año pasado y ha sido la variante del covid-19 que más rápido se propagó en todo el globo. Produjo una ola explosiva entre finales de 2020 y comienzos de 2021, luego pareció comenzar a retroceder. Sin embargo, la subvariante de Ómicron BA.2 dio otro golpe y los casos volvieron a subir. Así es como, en varios países, la práctica de los cuidados de prevención social, como el uso del barbijo y el distanciamiento en los espacios interiores, se ha relajado.

Sin embargo, a nivel global -en países de Europa Occidental como Francia, Reino Unido y Alemania; y de Asia como China, Hong Kong y Corea del Sur, entre otros- el número de nuevos casos está volviendo a crecer, y desfilan los expertos que miran el contexto con preocupación. Afirman que la pandemia aún no terminó y que los cuidados son necesarios para evitar otra nueva ola.

El ejemplo más elegido por los especialistas es el Reino Unido. El 18 de marzo, el gobierno británico eliminó las últimas restricciones vigentes por la pandemia. La medida entró en vigencia momentos antes de que comiencen las vacaciones de Semana Santa. Sin embargo, en cuestión de días se registraron unas 100.000 infecciones diarias; siendo que en la semana que finalizó el 12 de marzo, se notificaron casi 3,3 millones de contagios, el nivel más alto desde mediados de febrero. Según los expertos, este crecimiento está relacionado con la presencia de la subvariante Ómicron BA.2.

“En el Reino Unido en el momento actual existe un aumento desmedido de casos, y se atribuye a la liberalización de las medidas de cuidado, junto con que los efectos de la vacuna van disminuyendo con el tiempo. Es una discusión muy pertinente ahora en Argentina donde se está debatiendo sobre el no uso de barbijo en transporte público y en las escuelas. Más allá de nuestros deseos, la pandemia no ha terminado lamentablemente”, sostuvo Elisa Estenssoro, integrante del comité ejecutivo de la Federación Mundial de Sociedades de Terapia Intensiva.

“Es posible que haya un rebrote de COVID-19 en el invierno; y hay ahora un aumento de casos de gripe por el virus de la influenza H3N2. Ambos se transmiten por el aire. Es inentendible la celeridad para ‘deshacerse’ de un instrumento de prevención seguro, eficaz y de bajo costo como es el barbijo”, opinó Estenssoro.

En tanto, desde el Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), la médica Gabriela Tapponnier comentó: “Las medidas son dinámicas y se van modificando de acuerdo a los cambios epidemiológicos. El lavado de manos, la ventilación de los ambientes y el uso de los barbijos en lugares cerrados continúan siendo medidas muy importantes para disminuir la transmisión, más aún en momentos donde la circulación de la población está prácticamente como en períodos previos a la pandemia”. Según la especialista, “la alta transmisibilidad de la variante Ómicron, la presencia de otros virus como Influenza y la proximidad de meses de alta circulación de virus respiratorios generan un marco de incertidumbre por lo que se deberá ir monitoreando la situación epidemiológica”.

Teresa Strella, médica epidemióloga e integrante de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CoNaIn), advirtió que ya se ha observado que, tras los festejos por día del padre, del amigo o de fin de año; aparecen brotes de COVID-19. “La pandemia aún no ha finalizado, y además desde diciembre pasado se sumó la circulación del virus de la gripe. Por lo cual es muy importante seguir sosteniendo las cuatro medidas básicas: lavado de manos, uso de barbijo en lugares cerrados o abiertos donde no podemos garantizar la ventilación adecuada y la distancia. Es momento de revalorizarlas en contexto actual. Hay que sostener el uso de barbijos porque en los próximos meses de bajas temperaturas será difícil sostener una ventilación adecuada. En el regreso a la normalidad, sin distancia y en lugares de poca o nula ventilación, el barbijo toma un rol preponderante para el control de la transmisión de las infecciones respiratorias”, afirmó la doctora Strella.

Desde la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, el presidente Alejandro Videla expresó: “En este momento, los grupos de mayor riesgo, como inmunocomprometidos y personas mayores, tienen que mantener el uso del barbijo en lugares cerrados porque aún hay circulación del coronavirus”. “Pero -agregó el además es jefe del servicio de neumonología del Hospital Universitario Austral- está justificado liberar el uso de los barbijos en las escuelas porque hubo un descenso de casos de COVID-19. Las medidas de prevención pueden ir variando en función de la situación epidemiológica”.

Cuál es la situación en la Américas

España, que en varias oportunidades fue un reflejo en el cual pusieron sus ojos los países latinoamericanos, se mostró, por el momento, firme en el uso del barbijo en interiores. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció la voluntad del Ministerio de Sanidad de esperar hasta fines de marzo para evaluar la situación epidemiológica, siendo que la suspensión de su uso al aire libre fue decidida el pasado 10 de febrero. Una postura que no se replica en las Américas.

Desde la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, el doctor Lorenzo Armenteros, advirtió: “Los casos se pueden incrementar por varias razones y una de ellas es la relajación de las medidas y en la medida que se puedan relajar más se produce un incremento”. Incluso, al analizar Ómicron, el experto afirmó que “tiene una gran capacidad de producir contagios y esto hace que repunten los casos tras la relajación de las medidas”.

Para la región de las Américas, el Subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa, alertó sobre un posible incremento de casos. Según señaló, lo que ocurre en Europa Occidental y Asia debería servir como una “advertencia”. Pese a lo argumentado, las naciones latinoamericanas se volcaron a flexibilizar las medidas cuidado.

En Uruguay, por ejemplo, se permitió que las actividades y los eventos al aire libre puedan realizarse sin aforo limitado y sin control de estado vacunal. Además, en eventos masivos realizados en espacios cerrados, si quienes concurren tienen vacunación completa, se incrementa el aforo al 100%, no se limita la cantidad de personas. También se elimina el límite de duración de las fiestas y eventos.

En Chile, las autoridades redujeron los aforos en la mayor parte de las regiones, una restricción que están empezando a aflojar en algunas ciudades, incluida la capital. Pero mantiene el uso de la mascarilla tanto en el interior como en el exterior.

Por último, en los Estados Unidos, las autoridades sanitarias observan con preocupación el aumento de contagios de COVID en el Reino Unido. El número de positivos diarios se ha duplicado y las hospitalizaciones están creciendo. “En el último año, lo que ocurre en el Reino Unido suele ocurrir aquí unas semanas más tarde”, dijo el doctor Anthony Fauci, principal asesor médico del Presidente. “Ahora mismo, allí se está viendo un cierto repunte de los casos”.

FUENTE: Infobae

Dejá tu comentario