GOB NOV 1140x100 CMC.gif
NACIONALES | Cumbre |

Alberto Fernández y sus compromisos internacionales

El presidente Alberto Fernández afrontará otros eventos internacionales con el G20 en Italia y después irá a Escocia a una cumbre climática.

El presidente Alberto Fernández viajará la semana próxima a Italia para participar de la Cumbre de jefes de Estado del G-20, un foro que reúne a las principales economías del mundo y las naciones en desarrollo y que tendrá como eje central la "recuperación global pospandémica", y luego irá a Escocia para intervenir en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26).

Según informaron fuentes oficiales y tal lo cual lo hizo esta semana en un foro de finanzas del G-20, Fernández volverá a postular la "necesidad" de un marco multilateral para la reestructuración de la deuda de los países de renta media ante el "riesgo generalizado de crisis de deudas externas en los países en desarrollo".

Argentina tiene vencimientos por u$s17.800 millones de capital para el 2022 y u$s18.800 millones para el 2023, de acuerdo a los números que difundió el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien cuestionó la deuda por u$s44.154 millones que contrajo el expresidente Mauricio Macri.

La Cumbre de Roma será la 16ª reunión del G20 a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno y, a diferencia de la realizada el año pasado en Arabia Saudita, que fue virtual, ésta será nuevamente presencial, con lo cual hay mucha expectativa ya que en ese marco se pueden entablar reuniones bilaterales.

En su paso por Roma, el Presidente Alberto Fernández estará acompañado por el canciller Santiago Cafiero; el ministro Guzmán y el embajador argentino en Washington y sherpa argentino del G-20, Jorge Argüello.

Fuentes oficiales remarcaron la "relevancia regional" que significará la presencia de Fernández en el foro mundial más importante del mundo, ante la ya anunciada ausencia del presidente de México, Manuel López Obrador, y el interrogante sobre si asistirá el de Brasil, Jair Bolsonaro.

El evento se celebrará el sábado 30 y domingo 31 de octubre, con la participación de los líderes de los países integrantes de ese bloque mundial, sus pares de los países invitados y los representantes de algunas organizaciones regionales.

En la cumbre del G20 de noviembre del año pasado, que organizó Arabia Saudita, Alberto Fernández había evaluado que "el mundo transita hacia niveles alarmantes de desigualdad" en cada uno de los países y a nivel "global entre países que viven realidades diferentes", en momentos en que el coronavirus estaba expandido por todo el planeta.

"La pandemia dejó en evidencia esa desigualdad, a la que debemos atacar para vivir en un mundo más equilibrado", expresó el jefe de Estado en su intervención del año pasado ante el foro mundial, que se realizó de forma virtual, bajo el lema "Hacer realidad las oportunidades del siglo XXI para todos".

Tras la cumbre del G20, el Presidente se trasladará de Roma a Glasgow, Escocia, donde el 1 y 2 de noviembre se celebrará la COP26, bajo el lema "Uniendo al mundo para hacer frente al cambio climático".

Semanas atrás, al confirmar su participación en la cumbre climática, Fernández adelantó que Argentina presentará una "estrategia de largo plazo de neutralidad de carbono", anuncio que se conoció tras una videoconferencia con el secretario de Estado para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, Alok Sharma.

En ese camino, el jefe de Estado disertó además en septiembre pasado con otros mandatarios regionales en la Cumbre Latinoamericana sobre Cambio Climático, denominada "Diálogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas", de la que Argentina fue anfitriona y sirvió como antesala de la de Glasgow.

"O globalizamos la solidaridad o globalizamos la indiferencia. Es imprescindible que la transición climática y energética sea justa, y no agigante las brechas de bienestar en nuestro planeta", dijo al disertar en esa oportunidad.

El Presidente describió que "una triple crisis de pandemia, cambio climático y deuda golpea duramente a los países de renta media como Argentina" y planteó que es "urgente repensar una nueva arquitectura financiera internacional" que incluya "la capitalización de los bancos de desarrollo y el canje de deuda por clima".

En esa línea, enfatizó que el país "ha decidido aumentar su ambición climática y comprometer la neutralidad de carbono hacia 2050" aún "en medio de una situación de endeudamiento, que resulta inédita a nivel mundial" y analizó que "una crisis generalizada de deuda sólo agravaría la degradación ambiental".

FUENTE: Ámbito

Temas

Dejá tu comentario