CURIOSIDADES |

¿De dónde viene la historia del Ratoncito Pérez?

Cuando se cae un diente de leche, comienza una aventura para los más pequeños. Esa noche dejan su diente recién desprendido debajo de la almohada, y saben que a la mañana recibirán una sorpresa. ¡Claro! el Ratoncito Pérez vendrá por la noche y se llevará el tesoro, dejando a cambio un regalo, dulces o algo de dinero. Pero ¿cómo empezó todo?

La tradición del Ratoncito Pérez se originó a fines del siglo XIX en España.

La primera aparición del Ratoncito Pérez con ese nombre data de 1894, cuando el sacerdote jesuita Luis Coloma introdujo este personaje en un cuento que escribió por encargo de la corona española para el futuro rey Alfonso XIII, quien entonces tenía 8 años y estaba perdiendo sus dientes de leche.

La historia seguía los pasos del ratoncito Pérez, un simpático roedor que vivía con su familia en una caja de galletas en en el almacén de la entonces famosa confitería Prast, muy cerca del Palacio Real en pleno centro de Madrid. El ratoncito solía escabullirse entre las tuberías de la ciudad para meterse en las habitaciones de los niños, incluida la del pequeño Alfonso, recolectar sus dientes y, gracias a su astucia, despistar a los gatos que acechaban en las calles.

El cuento cobró tanta fama hoy pueden encontrarse una placa conmemorativa y una estatua del famoso ratoncito en el número 8 de la calle Arenal, la dirección de la confitería en la que transcurría la historia.

Estatua del Ratoncito Pérez.© Wikipedia Estatua del Ratoncito Pérez.El Ratoncito Pérez y el Hada de los Dientes tienen mucho en común.

Seguramente hayas escuchado hablar del Hada de los Dientes, la versión germana de nuestro héroe roedor. Al parecer ambos personajes están relacionados, y el origen más probable de esta asociación provenga de un cuento francés del siglo XVIII escrito por la baronesa D’Aulnoy: La bonne petite souris (el bueno ratoncito).

El cuento narra las aventuras de un hada que se transforma en ratón para derrotar a un rey malvado. ¿Cómo lo logra? El hada-ratoncito se esconde debajo de la almohada del rey y luego de esto, al villano se le caen los dientes.

La leyenda del Ratón Pérez se extendió por el mundo y hoy es popular en muchos países.

El ratoncito Pérez es conocido y querido en Argentina, Chile, Colobia, Ecuador, Panamá, Uruguay y Venezuela. En otros países también es un ratón el encargado de comprar los dientes de leche, aunque adopta otros sobrenombres. En México y Perú, por ejemplo, se lo conoce simplemente como "el ratón de los dientes".

En Francia, en cambio, toma el nombre de "la petite souris" (el ratoncito), y en Italia se lo conoce como el "Topolino" (también ratoncito). 

Dejá tu comentario