CHISMES Y ESPECTÁCULOS | Dibu | seleccionado | Mar del Plata

El Dibu Martínez enloqueció a Mar del Plata con su "dibudance"

El arquero y figura de la Selección Nacional, Emiliano Dibu Martínez, fue homenajeado por las autoridades ante 140 mil personas.

Cuatro días después de haber dado la vuelta olímpica en Qatar junto a la Selección Argentina, Emiliano “Dibu” Martínez fue homenajeado en Mar del Plata, su ciudad natal, ante unas 140 mil personas, ante quienes explicó el surgimiento del “dibudance”.

El arquero, que este jueves fue nombrado “Hijo dilecto de General Pueyrredón”, llegó poco antes de las 18 a Playa Las Toscas, donde las autoridades habían montado un escenario en el cual proyectaron un video con un resumen del desempeño de “Dibu” en el Mundial.

"Desde que nací en Mar del Plata es la primera vez que veo tanta gente junta", dijo Dibu al subir al escenario. "Lograr la tercera estrella y ser el primer marplatense en lograrlo no es solo un orgullo para mí sino para todos los arqueritos que tengan el sueño de lograr la cuarta", dijo, arengando a sus futuros sucesores.

EL DIBU MARTÍNEZ EXPLICÓ EL ORIGEN DEL “DIBUDANCE”

"Yo me fui a los 12 a Independiente, quería ser jugador profesional. A los 17 me fui a Inglaterra y cuando empecé en la Selección mi sueño era traerle un título a mi ciudad: le di la Copa América, ganamos la Recopa a los campeones de Europa en Wembley y les ganamos a los últimos campeones del mundo en Qatar", dijo Martínez, en un repaso por su carrera.

Tras recordar cómo fue la atajada final en el partido contra Francia por la final, Dibu negó que el “Dibudance” esté inspirado en la película Madagascar. “No, nada que ver. Fue en el momento del penal”, dijo moviendo su cuerpo como en aquella ocasión y enloqueciendo a sus fans que instantes antes le pedian que baile.

Además del homenaje que le hizo la ciudad, se presentó un proyecto para renombrar al Estadio Jose María Minella en honor a Emiliano "Dibu" Martínez. Y eso es solo el comienzo, ya que hay otra dando vueltas sobre una estatua del arquero “a cococho” de un lobo marino.

Dejá tu comentario