GOB NOV 1140x100 CMC.gif
ARTE Y CULTURA | disco | Montevideo |

Nuevo disco: a los 77 años, el Negro Rada sigue vigente

As Noites de Río/Aerolíneas Candombe, es la nueva creación del tradicional artista uruguayo: mezclará sus raíces charrúas con la cultura brasileña.

Como Brasil, Rubén Rada es un continente en sí mismo. Dificil encontrar un músico con tanta versatilidad. Todos los estilos habitan en él. Rada entiende la música pop como un territorio incandescente, de groove, gracia y canción. Palo y a la bolsa. Como dijo un periodista uruguayo, Rada compone un disco cuando sale hacer mandados y lo graba cuando vuelve, en la esquina, mientras espera la luz verde para cruzar. Su pulso proteico lo ha llevado a consolidar una obra brillante y, en algunos tramos, desconcertante.

Candombe beat, murga, jazz rock, plena, funk, soul, música infantil, rock and roll y tango, y más, fueron los ritmos que utilizó para definir, al fin, una única y larga canción melancólica que disimulan sus mohines de bufón compulsivo. Aunque interprete con su voz prodigiosa y lozana el más chispeante chachachá, a Rada se le notan las costuras del origen, heridas antiguas que conocen los que vivieron la pobreza. As Noites do Río/ Aerolíneas Candombe es un paso más y, asimismo, un disco con una singularidad excluyente. Es el álbum que le dedica a su madre, Carmen Silva, una brasileña nacida en Santa Ana do Livramento, un pueblo cercano a la frontera uruguaya de Rivera. A los 8 años se radicó en Montevideo con cuatro hermanas y trabajó casi toda la vida como empleada doméstica cama adentro.

Ruben Rada | Chão da Mangueira feat Carlinhos Brown (Video oficial)

A los 77 años Rada se preguntó por qué lleva por el mundo el apellido de su padre. “Él siempre brilló por su ausencia. Esa ausencia se mezcló con la evocación de mi mamá, una muchacha hermosa y muy jovencita cuando me tuvo, como se ve e la foto de la portada –dice a Radar-. Me acuerdo especialmente de una canción que me cantaba cuando me iba a dormir, que grabó Oscar Aleman. Decía: ‘Nego de cabelho duro, ¿qual é o pente que te penteia?’”.

Hace un año permanece encerrado en su casa ubicada cerca de Pocitos. Mientras aguarda la segunda dosis de la vacuna, habla del virus y recuerda que cuando chico era tan pobre que se le pegaban “todos los virus: el del sarampión, la tuberculosis, la varicela”. Sigue hablando de la madre: “Ella me decía que si yo cantaba como en las fiestas de cumpleaños me iba a llenar de plata. No pudo ser. Murió jovencita. Yo ya era conocido, pero guita… nada”.

El saldo de la asignatura pendiente con su madre ocurrió por una serie de causas y azares. Rada tiene amistad con una cantante brasileña llamada Tamy Duarte Acedo, que vivió junto a su marido varios años en Montevideo. La pareja le presentó al poeta y productor Ronaldo Bastos, uno de los fundadores del Clube da Esquina y una figura clave detrás la aristocracia de aquello que se llamaba M.P.B. (Música Popular Brasileña). “Empezamos a trabajar. El desde Río; yo desde Montevideo. Lo apabullé a músicas. Cada tanto me mandaba alguna letra… Así se fue realizando, canción por canción, el disco”.

As noites do Río… empieza con un tema a dúo con Carlinhos Brown, “Chão de Mangueira”. Rada lo presenta como un “samdombe”. Festivo, adhesivo, lúdico –sobre el final Brown y Rada se cruzan a intercambiar elogios como flores, a improvisar vocalmente- , define el carácter del álbum. La banda base es la que viene acompañándolo desde hace tiempo, con su hijo Matías en guitarra, Gustavo Montemurro en teclados, Nacho Mateu en bajo, más algunas participaciones ocasionales como la del guitarrista Nicolás Ibarburu. La dirección artística es de Ronaldo Bastos.

FUENTE: Página 12

Dejá tu comentario