SALUD |

Golpe de calor y otitis en niños: síntomas para reconocerlo

Las altas temperaturas mantenidas del verano pueden afectar a las personas más vulnerables. Los bebés y los niños son sensibles a sufrir daños por estar expuestos a las altas temperaturas.

Cuando las temperaturas son muy elevadas y se está expuesto al sol, se corre el riesgo de perder abundantes líquidos corporales que conducen a la deshidratación, pudiendo producirse lo que se conoce como un golpe de calor. Se produce cuando el organismo genera una cantidad de calor que no es eliminable por los sistemas de refrigeración del organismo.

"Los golpes de calor que se dan en los niños generalmente se da cuando la temperatura corporal se eleva más de los 37ºC axilar. El verano es muy esperado por los niños debido a las vacaciones, pero las altas temperaturas se pueden transformar en agresivas", explicó la Doctora Belén Busetti

"Los niños puede tener desde fiebre, mareo, dolor de cabeza, vómitos y hasta desmayos. Se ponen colorados, y puede haber dolor abdominal. Son variados los síntomas. En estas épocas solemos atender muchos casos por golpes de calor y gastroenteritis", agregó.

Prevenir:

No hay que estar expuestos bajo el sol en horarios del mediodía y la siesta.

Con respecto a los bebés mantener la hidratación y a los niños darles más líquido de lo habitual.

Mantenerse en ambientes frescos y ventilados.

Por otro lado, otra de las infecciones más nombradas en verano es la otitis.

"Es una inflamación del oído causada, generalmente, por una infección. El tipo más común de esta afección es la denominada otitis media, que está provocada por la inflamación del oído medio, que se encuentra en la parte posterior del tímpano. La otitis media es la enfermedad más común en la infancia -sobre todo en menores de 3 años- después de las infecciones virales de las vías respiratorias altas", comentó el doctor Martín Fontana.

image.png

Síntomas

En la forma aguda de la enfermedad existe dolor de oído (otalgia), fiebre, tinnitus e irritabilidad. Con menos frecuencia se puede presentar otorrea (supuración), vértigo y, muy poco frecuentemente, parálisis facial.

La otitis media afecta a todos los grupos de edad, pero es más frecuente en el período de edad comprendido entre los 0 y los 7 años. A partir de ésta, la incidencia disminuye.

Prevención

Para reducir el riesgo de padecer esta enfermedad, los especialistas recomiendan lavarse las manos con frecuencia, en el caso de los niños, vacunarles cuando proceda y, sobre todo, no abusar de los antibióticos ya que se puede generar una resistencia a ellos que reduzca o impida su efectividad.

Dejá tu comentario