LOCALES | hospital | Covid-19 | paciente

"Estuve 10 días en casa, en cama, sin saber que tenía Covid-19"

María Luisa Pérez, de 56 años, es una paciente recuperada de coronavirus. Dialogó con LV12 y contó su experiencia con el tratamiento con plasma.

María Luisa Pérez quien ya está recuperada de coronavirus, llegó al hospital con mucha dificultad para poder respirar. La paciente diagnosticada previamente de diabetes, hipertensión, EPOC y sobrepeso logró vencer al Covid-19.

María Luisa contó que llegó al hospital con una saturación de 80, “yo estuve 10 días en casa, en cama, sin saber que tenía Covid-19”, afirmó en diálogo con LV12 . Explicó que si tenía los síntomas pero que no quería ir a realizarse el hisopado por algunas malas experiencias con el hospital.

La paciente recuperada de coronavirus, manifestó que terminó realizándose el hisopado en otro establecimiento de la salud. “A los dos días me llaman y me dicen que era positivo”, relató María Luisa. Además añadió que una doctora la llamó y le explicó que ella era paciente de riesgo por las enfermedades que ya presentaba.

Previamente a la confirmación efectiva de coronavirus, María Luisa dijo que en un chequeo realizado por una doctora que se presentó en la ambulancia que fue a su domicilio; le dijeron que tenía amigdalitis. “Me dio una receta y que me compre los remedios, pero no me hacían nada los remedios. Entonces yo seguía con fiebre”, aseguró María Luisa.

En una segunda visita de la ambulancia ya la llevaron al hospital. “Me pusieron oxígeno, la fiebre me había bajado, pero yo si no tosía no respiraba”, remarcó la paciente recuperada.

Finalmente, en el hospital, según el relato de María Luisa Pérez, el médico Christian Martínez Kovach le habló del plasma. Le expuso la posibilidad para la gente de riesgo con Covid-19. Le solicitó autorización para poder tratarla con el mismo y le aclaró cuáles podrían ser algunos efectos secundarias por recibir plasma.

"Me pusieron el plasma y la picazón desapareció automáticamente. '¿Qué pasó?', pensé. Cuando me lo terminaron de pasar, me dijeron que podía desayunar. Me levanté, me sacaron sangre, desayuné. Fue increíble. Me puse a ordenar las mesitas. Era la energía que me había entrado", dijo María Luisa.

Dejá tu comentario