ECONOMIA | industria | actividad | junio

La industria cayó 0,4% mensual en julio

El secretario de Desarrollo Productivo, José De Mendiguren, recibe múltiples pedidos industriales para más accesos de importaciones de insumos.

Junio fue un mes de fuerte recuperación para la industria, con el uso de instalaciones fabriles llegando a su pico máximo para un mes similar. Sin embargo, la expectativa en el segundo semestre es que la inflación, la incertidumbre cambiaria y las medidas del BCRA para frenar el impulso importador tengan un efecto negativo. De hecho, en julio, según la Secretaría de Desarrollo Productivo, se registró una nueva caída mensual de 0,4% en la actividad sectorial.

El uso de instalaciones industriales alcanzó en junio su punto más alto en lo que va del año e incluso fue récord para el último lustro. Llegó a una utilización de la capacidad instalada de 69,1%, lo que solo fue superado en noviembre del 2017, pico máximo de actividad económica, en el contexto de las elecciones de medio término en las que ganó Cambiemos, con impulso fiscal, salarial y de atraso cambiario mediante.

Sin embargo, ambos meses no pueden ser comparados porque noviembre suele ser el más alto del año debido a cuestiones estacionales. Junio del 2022 fue el cierre de semestre más alto de la serie. La gran dificultad será lograr mantener el nivel en la segunda mitad del año, con las restricciones a las importaciones que vienen afectando al proceso productivo y con una inflación que golpeará el consumo.

image.png

Lo destacó LCG en su último informe sobre actividad industrial: "Mayores restricciones a las importaciones ante la necesidad de acumular reservas, decisiones de inversión que seguirán demoradas en un contexto de alta inestabilidad económica y un consumo que difícilmente traccione fuerte, con salarios reales ajustando a la baja, son todos factores que hacen esperar una merma de la actividad de cara al segundo semestre. En conclusión, es posible que a fines de 2022, la industria se encuentre operando a un nivel inferior al de un año atrás, con un variación promedio anual en torno del 4,5%".

En ese mismo sentido, el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), dependiente de Desarrollo Productivo, publicó sus datos de julio del IPI-Cammesa, que buscan anticipar los de producción sectorial del Indec a partir del consumo eléctrico de las fábricas, y que ya mostraron una contracción de 0,4% en la comparación contra junio. En ese mes fue que comenzó a impactar de lleno la restricción importadora, que llegó con decisiones que el BCRA implementó sobre el cierre de junio.

Desde el CEP XXI destacaron que, incluso con el pico inflacionario de marzo-abril y la inestable sucesión de un mes de suba y otro de caída que se observó entre enero y junio, la actividad industrial continúa por encima de los niveles del 2019 que dejó la gestión Cambiemos: "El índice adelantado de actividad industrial creció 3,5% interanual en julio, con un mayor consumo en las plantas de las industrias más relevantes. En relación con el mismo mes de 2019 creció 9%"

La mejora en la utilización de capacidad instalada de junio fue publicada por el Indec a través del informe de Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (UCII) de ese mes y se correspondió con un incremento de la actividad sectorial de 2,6% mensual desestacionalizado, lo que significó una fuerte reactivación que alcanzó para recuperar lo perdido durante los primeros meses de un año que se viene caracterizando por la volatilidad en la recuperación, luego de un enero de fuerte caída por los apagones en el contexto de la ola de calor, los contagios récord por la tercera ola de contagios de coronavirus y las paradas de planta.

Dejá tu comentario