POLICIALES | joven | Juicio | celular

Joven condenado a cinco años por robar un celular

En un juicio abreviado, el joven que le robó a su tío un teléfono celular, recibió una pena de prisión efectiva.

El joven apodado "Pispilo" amenazó a su pariente con una punta, le sustrajo el teléfono y luego lo roció con alcohol etílico. En un juicio abreviado, recibió una pena de prisión efectiva. El hecho ocurrió en la ciudad de Alderetes.

El Ministerio Público Fiscal convocó a una audiencia para este jueves, con el fin de tratar una propuesta de juicio abreviado que acordó en forma conjunta con la víctima y la defensa del imputado, Héctor Isaías Cajal (25). Al sujeto, conocido como “Pispilo”, se lo acusó de robarle a su propio tío, que estaba sentado en la vereda de su casa ubicada en el barrio Virgen del Rosario, en Alderetes. Tras sustraerle el teléfono celular, lo roció en la cara y el pecho con el alcohol etílico que estaba bebiendo en ese momento.

La causa estuvo en manos de la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos II, a cargo de Pedro Gallo. Según su teoría del caso, el 11 de diciembre del año pasado, cerca de las 16:00 horas, la víctima se encontraba solo en la puerta de su domicilio tomando una cerveza, cuando llegó su sobrino y pidió que le diera $200. El hombre le respondió que no tenía dinero. Ante esto, el imputado sacó de su cintura una punta, se la exhibió de manera intimidatoria y le manifestó que “no se haga el piola”, robándole un teléfono celular Samsung J2 que estaba sobre una silla. Luego se dio a la fuga caminando.

De acuerdo a la denuncia de la víctima, en un momento su sobrino lo amedrentó diciéndole que si no le daba la plata lo iba a matar. Si bien no lo lastimó, el acusado, que estaba tomando alcohol etílico, le roció la cara y parte del pecho, y lo amenazó con prenderle fuego.

La condena

Durante esta audiencia, el auxiliar de fiscal Rodrigo Bilbao describió detalladamente los puntos del convenio. Tras relatar cómo sucedió el hecho, el representante del MPF presentó las evidencias reunidas para probarlo y sostuvo que la calificación legal endilgada es la de robo agravado por el empleado de arma blanca, en calidad de autor. En este sentido, indicó que la pena pactada entre las partes es la de cinco años de prisión efectiva, más accesorias legales y costas procesales.

El juez que intervino declaró admisible el acuerdo pleno de juicio abreviado y ordenó el traslado de Cajal al penal de Villa Urquiza o, en el caso de que esta unidad no disponga de cupo, deberá ser alojado en un espacio que garantice las condiciones de seguridad y salubridad.

Dejá tu comentario