GOB NOV 1140x100 CMC.gif
DEPORTES | La Bombonera |

Riquelme y su hijo van a juicio por romper la cuarentena

El Vicepresidente segundo de Boca, Juan Román Riquelme, rompió protocolos de aislamiento social en la pandemia en marzo para ir a un partido en la Bombonera.

El vicepresidente de Boca, Juan Román Riquelme, y su hijo Agustín fueron elevados a juicio oral en el marco de la causa que investiga la presencia del joven de 18 años en la Bombonera en el partido entre Boca y River del 14 de marzo pasado, cuando el menor debía estar bajo el aislamiento obligatorio por haber vuelto de su viaje de egresados en Cancún. La elevación fue firmada en las primeras horas de hoy por la fiscal penal y contravencional Celsa Ramírez, a cargo de una fiscalía dedicada a investigar eventos deportivos.

De acuerdo a los protocolos vigentes, Agustín Riquelme debía cumplir con una cuarentena de siete días posteriores a su llegada al país por haber viajado en un vuelo con 44 estudiantes que dieron positivo por coronavirus.

Fuentes de la fiscalía porteña le aclararon a Télam que la defensa de Riquelme todavía dispone de plazo para solicitar un juicio abreviado en el que se acuerde una probation como medida resarcitoria.

Juan Román y Agustín Riquelme fueron imputados por infracción a los artículos 202 y 205 del Código Penal y por omitir recaudos expresos del Código Contravencional.

image.png
El Vicepresidente segundo de Boca rompió protocolos de aislamiento social en la pandemia de coronavirus el 14 de marzo para ir a un partido en la Bombonera.

El Vicepresidente segundo de Boca rompió protocolos de aislamiento social en la pandemia de coronavirus el 14 de marzo para ir a un partido en la Bombonera.

El primer artículo estipula que "será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas" y el segundo dispone "una prisión de seis meses a dos años para el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia".

Según la investigación de la fiscal Ramírez, Agustín Riquelme formó parte del grupo de jóvenes que viajaron a Cancún con motivo de su viaje de egresados y que al regresar a Argentina detectaron que 44 de ellos estaban contagiados de COVID-19.

A pesar de que, tal como lo estipula la norma vigente, todo aquel que llega del exterior debe hacer una cuarentena de al menos 10 días, el joven fue captado por las cámaras de televisión al día siguiente de su arribo al país en uno de los palcos de La Bombonera junto a su padre, en el partido que el Xeneize empató con River 1 a 1.

En cambio, desde el entorno del ex futbolista aseguraron que el joven no estaba obligado a aislarse y remarcaron que ya había tenido COVID-19 antes del vuelo a México.

En las imágenes televisivas que fueron analizadas por la fiscalía no sólo se ve a Agustín Riquelme con su padre y otros ex jugadores boquenses como Antonio Barijho y Jorge Bermúdez en el palco sino que, además, ninguno de ellos llevaba puesto el barbijo.

Aquel día, Boca había notificado que a La Bombonera iban a ir 120 personas por el local y 75 por el visitante. Con nombre y DNI. Y el nombre de Agustín no estaba, revelaron fuentes con acceso al caso.

Los nombres son los que corresponden a personal de los clubes, jugadores, invitados específicos por el encuentro, autoridades y funcionarios. “No se puede invitar a un amigo a ver el partido, ni al hijo, ni a otra persona que no tenga una función concreta para el partido”, explicaron conocedores de la reglamentación vigente.

Temas

Dejá tu comentario