La doble vida que llevaba el narco más buscado del NOA

Mascarilla de oro, dos familias paralelas y autos de alta gama son solo algunos de los lujos con que José Miguel Farfán, hoy detenido en la cárcel de Güemes, se daba.

José Miguel Farfán era intensamente buscado en nuestro país y en Bolivia, ya que se encontraba prófugo desde el 2015 enfrentando una causa por narcotráfico.

El narco jujeño de 58 años fue detenido en el país vecino hace dos semanas y ahora se encuentra tras las rejas en la cárcel federal de Güemes.

Farfán es señalado como uno de los narcos más importantes del NOA y está vinculado a la causa que investiga el cobro de coimas por parte del ex juez Raúl Reynoso.

El capo narco está vinculado al tráfico de cocaína por la frontera de Salta y según detalla diario Clarín logró comprarse la libertad durante años.

Luego de escapar de la Justicia argentina se refugió en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, en donde formó una familia nueva con una joven mucho menos que él y con la cual tuvo un hijo. Allí solía presentarse como un empresario y agricultor, y vivía como un millonario.

Farfán hasta el momento de su detención pasaba sus días en una lujosa mansión y se movilizaba en una Hummer amarilla.

Lejos de la frontera realizó millonarias inversiones inmobiliarias y tenía en vista otras más, mientras tanto y de forma paralela mantenía a su familia de Argentina.

Luego de su detención se encontraron fotos en su celular donde se lo ve en un spa de lujo con una mascarilla facial de arcilla y otra de oro. Ahora enfrenta un juicio por el tráfico de más de 411 kilos de cocaína.

Sobre el también pesa la acusación de haber coimeado al juez federal de Salta José Antonio "Toto" Torino. De hecho cuando Torino fue juzgado en 2016, él estaba entre los acusados. Pero se fugó y, aunque suene increíble, esta acusación estaría prescripta ahora que fue recapturado.

Dejá tu comentario