CHISMES Y ESPECTÁCULOS |

Los Nocheros, jaqueados: secretos de familia

El hijo de Mario Teruel está detenido por abuso sexual y culpó a su primo. El hijo de Kike, también en la mira. Machismo en el folclore.

Salta está conmocionada por el caso de Lautaro Teruel (27). El hijo de Mario, líder de la banda folclórica Los Nocheros, y hermano de Álvaro, está con prisión preventiva e imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal y exhibiciones obscenas agravadas a una joven que hoy tiene 16 años. El delito se habría producido hace una década, cuando ella tenía tan sólo 6. El hecho tomó estado público a través de unos audios escalofriantes grabados por la víctima en un encuentro con el joven de 27 años, y en los que él admite la violación.

Pero no fue el único Teruel al que salpicó la denuncia. A través de otro fragmento de la grabación, la querella agregó a la causa otro delito de índole sexual que Lautaro habría cometido “en concurrencia con dos personas más, uno de los cuales sería su primo”, se detalla en el expediente. El chico mencionado sería uno de los hijos de Kike, que hoy es menor de edad.

En redes sociales la modelo salteña Belén Esper hizo referencia a una situación violenta que habría vivido en febrero de 2018, cuando en el contexto de una fiesta, el joven de 16 años la habría tomado de los brazos y habría intentado llevarla a una habitación por la fuerza. “¿Cómo va hacer eso mi hijo a los 16 años? Qué casualidad que un año y medio después de que no se hizo denuncia, nada, aparece esta desgracia con mi hermano y mi sobrino, y vuelven a sacar el tema para que alguien diga ‘Che, la familia Teruel’. Mi familia es intachable”, se quejó Kike. Además, negó que su sobrino tuviera cualquier tipo de trato VIP.

EN FACEBOOK. La modelo salteña Belén Esper (ab.) contó que en 2018 habría vivido un supuesto intento de abuso por parte de uno de los hijos de Kike Teruel (ab.). El hecho habría sido en la casa del Nochero (izq.). “Tengan cuidado y no vayan a las juntadas que hacen”, advirtió.

Después de estas acusaciones, los Nocheros decidieron suspender sus shows por “agotamiento emocional” hasta que se calmen las aguas. Pero para algunos, esto dejó al desnudo la impronta conservadora de Salta, donde el folclore tiene mucho peso en la cultura popular y en las tradiciones de la gente. Quienes transitan esta expresión artística la describen como un ambiente donde aún persiste el machismo. “Es un mundo bastante problemático. Las mujeres y los gay son dejados de lado. Con la ley del cupo femenino, ahora va a haber más presencia de mujeres en los escenarios. Antes no entraban. Les decían que vendían pocas localidades”, describen quienes conocen la movida en la provincia.

Descontrol

Tal como cuentan allegados a la investigación, en Salta, los Teruel son sinónimo de establishment: “Lautaro se movía en el mundillo del jet set más joven de Salta”, explican. Pero en ese ambiente de chicos de poder, agregan, es común que se realicen eventos privados en los que suele haber “todo tipo de descontrol”.

Según explican los especialistas, “el abuso muestra lo que sucede con el sistema patriarcal. Hay fallas en la constitución del psiquismo que no fueron contenidas por los adultos a cargo. Socialmente están naturalizados, y un abuso sexual termina inscribiéndose culturalmente como ‘cosas que pasan en las familias’. Ahí es cuando se invisibiliza”, opina Analía Forti, directora del Centro Argentino de Consultoría Psicológica y Orientación Familiar.

La consultora psicológica, además, hace referencia acerca del supuesto pedido de disculpas que hace Lautaro a su presunta víctima. “No pide perdón, pide no ser denunciado para evitar la sanción y la cárcel donde teme ser objeto de abuso de otros”, concluye la especialista. NOTICIAS pudo saber a través del expediente judicial que la defensa de Lautaro Teruel pidió a la Justicia que se le otorgara prisión domiciliaria. El escrito refiere a su estado emocional y en cómo la prisión “hizo mella en su salud mental”. Y que le “ha provocado ansiedades paranoides, situaciones de presión intensa, temor por la pérdida de sus afectos y vínculos con el exterior por los cambios extremos en su rutina familiar y social. Llevando a su vez a una depresión profunda”, se lee en el documento.

Fuente: Noticias

Dejá tu comentario