INTERNACIONALES | Macron | millones | presidente

Con Macron como favorito, comenzó el balotaje en Francia

El actual presidente, Emmanuel Macron, parte como favorito para imponerse en el balotaje de las presidenciales francesas

Al igual que ocurrió hace cinco años, Emmanuel Macron parte como favorito para imponerse en el balotaje de las presidenciales francesas. Sin embargo, el avance de la ultraderechista Marine Le Pen coloca cierta incertidumbre en la segunda vuelta que se llevará a cabo este domingo.

Las urnas en Francia abrieron a las 8 (hora local, 6 GMT) y se cerrarán 12 horas después, seguidas de proyecciones que suelen predecir el resultado con cierta exactitud.

Francia está pendiente del resultado, al igual que Europa, que en caso de sorpresa se vería privada de uno de sus principales defensores y viviría la llegada al poder de una euroescéptica al frente de su segunda economía y uno de sus motores junto a Alemania.

image.png

El veredicto está en manos de casi 49 millones de franceses en medio de una campaña que ha generado muy poco interés, lo cual augura una cifra de abstención cercana a las más altas de la historia.

Aunque todos los sondeos auguran un triunfo de Macron, nunca antes habían situado tan cerca de la victoria a un candidato de la extrema derecha.

En 2002, Jean-Marie Le Pen, el fundador del Frente Nacional, se quedó por debajo de un quinto de los votos con 5,5 millones de sufragios y quince años después su hija Marine, que lleva años lavándole la cara al partido, superó el tercio de las papeletas y los 10 millones de apoyos. Si las encuestas no se confunden, este domingo superará el 40% y añadirá unos 6 millones de votantes a los de hace cinco años.

La heredera de la extrema derecha ha conseguido buena parte de su apuesta convirtiendo a su movimiento en un partido más. Algunos sondeos la colocan en los límites del margen de error, al alcance de una sorpresa mayúscula que algunos comparan con la que tuvo lugar en el referéndum del brexit en el Reino Unido en 2015 o la elección de Donald Trump en Estados Unidos al año siguiente.

image.png

Enzarzado en el frente diplomático de Ucrania durante la primera vuelta, Macron se benefició del viento en popa de su estatura de estadista para acabar en cabeza, con el 27,8 % de los votos, más de cuatro puntos por encima de Le Pen, en la primera vuelta.

Amenazado, el presidente bajó a la arena electoral y recorrió pueblos y ciudades con dos mensajes bajo el brazo: por un lado, recordar el verdadero rostro de la ultraderecha, antisemita y pro-rusa. Por otro, lanzar guiños a los casi ocho millones de votantes que apostaron en la primera vuelta por el izquierdista Jean-Luc Mélenchon.

La ultraderechista ha puesto el acento en el rechazo que despierta Macron, en su "arrogancia" y la "altanería" con la que se dirige a los franceses, el presidente de las élites, alejado del pueblo, la baza con la que espera despertar a los abstencionistas que son los únicos que le pueden hacer protagonizar una enorme sorpresa electoral.

Lo que está en juego es enorme, ya que Macron promete una reforma y una mayor integración de la UE, mientras que Le Pen insiste en que el bloque debe modificarse en lo que sus oponentes describen como un "Frexit" con otro nombre.

FUENTE: MdZ

Dejá tu comentario