DEPORTES | Mundial | Selección Argentina | Argentinos

Mundial: Sobreponerse ante una "tragedia"

En una sociedad como la nuestra, poco tolerante, no hay que ver al fracaso, como algo catastrófico porque es parte de la construcción del éxito.

Después de la derrota, impensada para todos los jugadores del seleccionado, en su debut mundialista, ante un público mundial, esperando el brillo del juego, con la expectativa de millones de gentes en el mundo, que sería un resultado positivo, terminó siendo una tragedia no esperada para nadie. Esta situación nos lleva a pensar, cómo se sale ante el fracaso, la culpa, la vergüenza, tristeza y la ira, cuando un acontecimiento termina siendo negativo, ¿sabiendo que tenés todo un público que te obliga a ser triunfador, y que será influyente en ti mismo y en tu entorno?

Cuando recibimos la noticia de un despido laboral, un accidente de tránsito de un ser querido, la ruptura de una relación de amor, el fracaso de un emprendimiento, entre tantos sucesos que nos pueden pasar en la vida, son episodios que terminan rompiendo el equilibrio emocional y la tolerancia a la frustración, y nos lleva a tener rumiaciones de pensamientos negativos, con síntomas de ansiedad y depresión, con una conducta bloqueada por el miedo y la angustia, y una búsqueda de encontrar culpables para descargarnos de nuestro enojo, esto de creer que el fracaso del otro, es parte de mi perdida de mi satisfacción, o, que mi fracaso, es parte que nos merezcamos que nos castiguen.

¿Como salir de esa situación?

En general, la conducta inapropiada, se mantiene porque está reforzada de la presencia pensamientos negativos individuales, que mantienen la visión sesgada de lo ocurrido, se focaliza solo en acciones fallidas y no en general, y se acompaña de una emotividad sin control alguno.

Existen procedimientos, que permiten modificar esa conducta por una más apropiada, y más adaptativa que sirva, para controlar el miedo al fracaso, o de repetir la misma experiencia, provocando un incremento del estrés, ante el nivel de ansiedad al afrontarnos a las tareas del día siguiente, nos da miedo de no lograr tener el control de las situaciones, y queremos deshacernos de nuestra carga de angustia, lo cual nos hace sentir más impotente.

También sirve de ayuda, el reforzamiento externo, que puede ser el mismo técnico del equipo, demás compañeros, familiares, y amigos, que nos lleva recuperar esa autoestima que está en crisis.

En el caso de quienes tienen mayor responsabilidad en el grupo, la noción de fracaso, debe modificarse al objetivo de considerar, que fue una derrota temporal, porque ese cambio, nos permite, mantener una expectativa y recuperar la capacidad de ingeniarse una esperanza, que se usa, para enfrentar los nuevos obstáculos que consideramos más fuertes de lo que nos pasó, también es importante, el evitar caer en el pensamiento mágico, que algo superior o la suerte, nos va a ayudar, eximiéndolos de nuestra responsabilidad, y no usándola para ayudarnos a mi responsabilidad, convirtiéndola en más productiva, es nuestra palanca de cambio.

Ahora, después del triunfo ante México, se debe trabajar en la prevención de la recaída espontánea, que lleva, a un comportamiento inadecuado, alejado al objetivo (demasiado relajado, o demasiado temeroso).

Es por eso, importante señalar, que alguna vez en la vida hemos fracasado, en el amor, en el trabajo, en el estudio, en el juego, etc, y nos hemos deprimido, o enojado, entonces la importancia de volver a centrarnos, en como volver a enfrentar, nos lleva a corregir los errores propio y externos, y establecer nuevas estrategias, a partir de un análisis.

¿Entonces porque algunas personas no intentan corregir esos errores? Porque no ven la posibilidad de cambiar, no lograr recuperar la fuerza interna, para volver a enfrentar y quedan atrapados en el miedo, a volver repetir, y entonces lo evitamos y postergamos.

En una sociedad como la nuestra, que es insatisfecha recurrente, y poco tolerante, no hay que ver al fracaso, como algo catastróficos o como el final de nuestra vida, porque es parte de la construcción del éxito, y de la superación.

Nos cuesta mucho superar el fracaso, porque desde niño, venimos condicionado a que debemos Ser el mejor, y no cometer errores, ni hablar de nuestras inseguridades, no nos enseñaron a escucharnos y escucharse, ni ser artífices constructores en la forma propia de alcanzar nuestros sueños, porque estamos obligados a ser el salvador del fracaso de los otros, y cuando sucede esto último, estamos condenados al fracaso, y al vacío, aun obteniendo el premio, que es simplemente el premio del Otro.

Para finalizar, es interesante recordar lo que le sucedió al cantante Eric Clapton, en pleno apogeo de su carrera, en 1991, su hijo de 4 años de edad, cae accidentalmente del piso 53 de un rascacielos, todo el mundo pensó, que iba ser el final de la carrera, y que no superaría esa tragedia, sin embargo, pudo convertir la desgracia en una realidad transformadora, y compuso el tema Tears in heaven", que fue un éxito en la taquilla, es decir se trata de encontrar la mínima esperanza dentro de una tragedia o un gran fracaso, que permita cambiar esa realidad que nos aflige con dolor, o al menos mejorar esas consecuencias dolorosas, aun bajo los efectos de la tragedia.

Psi. Roberto Gonzalez Marchetti

Mat Prof: 1460

Presidente de Feput

La Selección se entrenó luego del triunfo ante México (LV12)

Dejá tu comentario